Una vez más me dejé seducir por la increíble lista de nombres famosos y fascinantes que la organización de este festival nos ofrecía por 160 euros (después de un incidente confuso en el que se compraron por 175 euros). La culpa es mía. Sonríe.

Parece ser que en la primera jornada del festival hubo problemas en el acceso. No sé si la puerta de IFEMA es el mejor sitio para hacer un control de seguridad para aproximadamente 80.000 personas. Supuestamente esta gente sabe o tiene contacto con alguien con experiencia en gestionar estos flujos de personas. Pues parece ser que no fue la cosa muy fluida. En mi caso la espera era para entrar en el aparcamiento del recinto y el pico de coches que querían entrar pues se notó porque solo había dos carriles para entrar y por algún motivo que se me escapa tenían que ver los maleteros. Vamos, que podías llevar explosivos o lo que fuera dentro de tu coche pero en el maletero, no. Por cierto, el mío el primer día no lo vieron…

Tras este trámite salimos lo más rápido que pudimos fuera del aparcamiento hacia un paso bajo la M-11 y de ahí a un solar al principio con bastantes piedras y después con césped artificial supongo que algo más caro que en la edición anterior porque te podías sentar y no acababas con el culo como una carpeta xD. Eso sí, te cargaba de electricidad estática… GENIOS los que lo seleccionaron, GENIOS.

El jueves pasará a la historia como el día más caótico del festival hasta el viernes. Empezó con el pogo más temido: el del primer concierto. ¿Por qué? Guiris con las baterías a tope y un grupo como Slaves: dos chavales de los 90 estandartes del punk más guarro (pero encantador) ¡casi setentero! que resiste en esta década. Después de refregarse con gente que ya estaba como a las 12 de la noche pero a las 7 de la tarde, tocaba Mark. O. Everett a.k.a. E de Eels. Decidimos acercarnos un poco pero al final tomamos posiciones para ver el delicioso concierto de Fleet Foxes detrás de LA VALLA que había cerca de la torre de sonido: un sitio que a la postre fue muy estratégico pues permitía acceder rápidamente a una zona bastante apetecible del otro escenario grande que estaba al lado… Por eso cogimos tan buen sitio también para darlo todo con Tame Impala junto a un montón de escoceses que decían que era genial que hubiera festivales así en Madrid que como está lejos de la playa es mucho más barato (me descojono…). Y hubo un momento troll por mi parte cerca de unos chavales de Costa Rica a los que les dije “¡Viva Tailandia!” XDDDD. Se habían cogido el avión para venir a este festival y el FIB… Espero por su bien que disfruten del segundo.

Tras esto, el plato fuerte de la jornada: Pearl Jam. O lo que es lo mismo una sucesión de auténticos hits de los que nos emocionaron a nosotros y seguro que también a Steven Spielberg, de los que disfrutamos durante los 30-35 minutos que había que esperar (sin exagerar) para pedir una simple cerveza. Supongo que es culpa nuestra pensar que en un recinto para 80.000 personas es un lujo que te atiendan rápido y que te puedan cobrar de una manera rápida e indolora. ¿Qué pasó con las fichas? ¿No se puede pagar con la pulsera? En fin, la involución festivalera.

Más tarde llegó el despiporre total con Kasabian, saltos y tal… y un fin de fiesta con lo que quedaba del concierto de Japandroids… y ya valía que ¡el viernes había que trabajar!

Tras una fabada en el asturiano debajo de casa y una siesta reparadora llegamos a tiempo de ver At the Drive-In!! Qué pasada de directo y qué energía… el tío estaba loco XD. Y después un chaval que pese a lo que parecía no venía de One Direction, hizo una versión de Tina Turner y tocó una canción que era por la que lo conocía: James Bay (¿sobrino de Michael?). Después de eso: un poco de Ben Howard, un genio que merece otro sitio en el que desplegar su creatividad: el Teatro Lara por ejemplo.

Después había que coger sitio para los Arctic Monkeys, el plato fuerte de la jornada. Tras el lanzamiento de un disco bastante discordante con lo que venían haciendo, la gente no sabía muy bien qué podían ofrecer pero en mi humilde opinión estuvieron más que a la altura :). Con canciones de ahora que son un lujazo y las de antes que suenan algo distinto pero muy guay.

Y después la vergüenza de la jornada: el plantón de Massive Attack y la falta absoluta de explicaciones por parte de la organización… Un nuevo hito en la corta historia del Mad Cool. No voy a añadir nada más a lo dicho, solo que estuve en el dichoso “loop” una hora haciendo el gilipollas esperando que salieran. No quedaba otra que consolarse con la M.O.D.A. (hay que ver la cantidad de gente que iba a la moda, sin puntos…) o los Bloody Beetroots, a los cuales todavía no les pillo el punto pero molan.

Y en la jornada del sábado nos esperaban dos de los platos más fuertes del cartel para mí: Queens of the Stone Age y Nine Inch Nails. El primer grupo consiguió que viésemos casi entero el concierto de Rag’n’bone man (que está bien pero no soy fan) muy cerca de la primera fila. Tras una desbandada parcial con sentido Jack Johnson nos colocamos en una envidiable tercera fila junto a un empleado del Real Betis Balompié, un chaval de Huelva capital cuyo padre era de Rute y un simpatiquísimo y charlatán chaval australiano (la gente pensaba que era de UK… hay que ver más “Diversión con Banderas”). Una de las cosas con las que me quedo de este Mad Cool es con su cara al revelarle que “coger” en Argentina tiene un significado distinto al que tiene en España. Otra de las cosas con las que me quedo de este Mad Cool es con su cara al revelarle ese significado XDDDD.

QOTSA fue el pogo de mi vida supongo que por la duración (no hacía apenas calor y la gente estaba por la labor), por la afluencia (muchísima) y por la música. Mejor, imposible. Hubo momentos en los que no saltaba pero me elevaba por la presión entre la gente y un servidor de ustedes… XD MAGIA. Después de toda esta violencia desatada y la lucha de clases resuelta a favor de los que renegamos de las zonas VIP en unos segundos gracias a San Joshua Homme tocaba el balance de daños: se rompió un vaso de litro. Nada más <3, mi mochila del Sonorama de 2015 resiste.

Después, el inigualable directazo de Rival Sons. Jay Buchanan es una de las mejores voces del rock americano y no soy yo el único que lo dice. Lo malo de este concierto: fue muy corto y molestaba un poco el sonido de otro grupazo de allí, de California: Black Rebel Motorcycle Club. Pero los Rival Sons no se fueron xD. Lo dicho, otro de los hitos del festival para mí.

Estaba el nivel de euforia muy arriba cuando vino el que, personalmente, es el grupo de bajona-subidón por excelencia: Nine Inch Nails. Con una escenografía bastante rallante y una realización en las pantallas llevada a cabo por un colgao con una steady cam dando vueltas, nos ofrecieron un concierto para guardarlo en el corazón de piedra que tenemos algunos por siempre jamás. Hubo gente que se emocionó con el Hurt… yo en realidad lo hice con Closer, que pensaba que no la iban a tocar. Los ganadores de un Óscar (Atticus estaba ahí también) por “La Red Social” no nos fallaron.

El festival y la noche para mí se cerraron en primer lugar con otro inigualable concierto de mi tocayo Ángel Stanich. En Sevilla él dijo que venía de Santander y se llamaba Quique Setién. Al lado de la ciudad deportiva del Real Madrid dijo que se llamaba Cristiano Ronaldo y quería hacer un último “fuck you” al RMCF xD. Mátame camión es mi filosofía de vida.

Y para acabar… Underworld y sus cosas. Muy guay pero ya estaba todo el mundo derrotadísimo. El escenario principal era una agrupación de guiris sacados de una reunión de extras de Trainspotting mientras no dejaban de volar los vasos reutilizables que costaban un euro. Inenarrable.

En realidad creo que la falta absoluta de limpieza debería considerarse una medida más de protesta contra una organización que volvió a ofrecernos su peor cara… Así no.

Espero que os haya gustado la crónica. Al final pese a todos estos desastres uno se lo pasa bien y saca lo positivo de lo vivido. ¡Nos vemos en el próximo festival!

Anuncios

Bueno, la respuesta rápida y sencilla sería NO. Pero como esto es un blog y no un tweet vamos a razonarlo un poquito. Espero no extenderme demasiado.

La motivación de esta entrada es la celebración de un festival en Córdoba en la ribera del Guadalquivir. No voy ir muy a saco porque me parece una gran idea pero seguramente se ha quedado muy corto de presupuesto y pese a ser atractivo (¡es gratis!) se podía haber enfocado de otra manera… y porque todavía no se ha celebrado, ya habrá tiempo de criticarlo o de tirarle claveles cuando termine.

Os pongo en situación. Córdoba es una ciudad de algo más de 300.000 habitantes en Andalucía, muy bien comunicada por ferrocarril de alta velocidad y carretera con el resto de España, con una oferta cultural mediana pero interesante. Desgraciadamente el intento de obtener la capitalidad cultural europea de 2016 cayó en saco roto y la revolución cultural vivida se fue “por la crisis” (me atrevo a decir porque no había interés).

Cada año y desde hace mucho albergamos el Festival de la Guitarra que suele traer a la ciudad a gente bastante conocida aunque yo lo entendería más bien como un ciclo de conciertos en distintos recintos bajo una misma organización durante casi dos semanas. Algunos años no es un éxito rotundo de público pero en esta edición promete con nombres como Bryan Ferry, Europe o los mitiquísimos Kiss. En estos casos es muy común que nos visite gente de fuera y se quede una noche en la ciudad. ¿Por qué no tiene nuestra ciudad un festival como el Sonorama o el Contempopránea? ¿Os dais cuenta de que estos festivales se celebran en poblaciones de 32.500 y 5.400 habitantes respectivamente? Bueno… y capitales de provincia como Palencia traen este fin de semana un cartel como el que pongo a continuación… ¿Qué tienen estas poblaciones que no tiene Córdoba?

palencia-sonora-2018

Cartelazo 😮

Principalmente, interés. Casi todos los festivales que surgieron en los noventa o en los primeros años de este siglo lo hicieron de una manera muy “cutre” y con escasos medios. Como quien no quiere la cosa, se fueron asentando y hoy en día son uno de los grandes hitos turísticos de estas poblaciones cada año, lo cual genera un impacto económico impresionante. Esto hace que los ayuntamientos se vuelquen y hagan lo imposible porque todo salga genial y me consta por lo menos en el caso de Aranda de Duero que eso es así, porque se nota.

La empresa que lo organiza NO es una empresa (al menos en el caso del Sonorama, se trata de una organización sin ánimo de lucro), por lo que la componente del riesgo empresarial se ve borrada del mapa por las ganas de agradar o colaborar con la sociedad y la cultura de la población. A base de microdonaciones, patrocinadores y ayuda institucional se puede conseguir algo muy grande.

En Córdoba tenemos una de las productoras más prestigiosas del país, que ha llevado giras de gente como Bob Dylan o Mark Knopfler y en clave nacional el regreso de los geniales 091. Hace un festival de una tarde/noche en un recinto municipal excelente como el Teatro de la Axerquía, que se ha celebrado antes y ahora parece ser que se queda después del verano. Esperemos que se mantenga y algún día pase a ser algo más. ¿Qué necesitaría?

  • Apoyo institucional: sí, el ayuntamiento pone el recinto (La Axerquía, El Arenal) pero no sé yo si podría hacer algo más… Supongo que si tuviera el nombre de la ciudad más grande ¿se lo tomaría más en serio?
  • Más y mejores patrocinadores: CajaSur pertenece a BBK pero no es la BBK. No, no vamos a tener en la vida el BBK live en El Arenal. Tanto el banco como su fundación entiendo que verían con buenos ojos apoyar un evento con más afluencia, del que se hablase en distintos medios antes y después. En Córdoba tenemos una fábrica de Alhambra (grupo Mahou-San Miguel). Este grupo patrocina la Fiesta de Los Patios y dada su dilatada experiencia de patrocinio de eventos culturales y musicales seguramente pondrían pasta sobre la mesa. Y hablando de pasta, una de las empresas alimenticias más importantes de este país es una nueva “residente” en la provincia: Pastas Gallo. Moverse y llamar puertas = más presupuesto = mejor cartel = mejor festival.
  • Más riesgo, más ideas: no, traer a los mismos artistas de siempre NO MOLA. Y tampoco pasa nada por traer a alguien que no cante en español… ahí queda eso.
  • Mejor fecha: por desgracia Córdoba es una ciudad que no tiene un clima demasiado agradable y cuando es soportable hay muchísimos eventos, como es el mes de mayo… que está muy bien pero suben los alojamientos una barbaridad. Una idea que se me acaba de ocurrir es juntar este evento con el fin de semana de la Cata del Vino de Montilla-Moriles… y ya de paso metemos al Consejo Regulador en el ajo. No solo el Sonorama Ribera está patrocinado por un CRDO, también tienes el Fasse Rueda, Muwi La Rioja (que además se celebra en unas bodegas).

nofliparse

¿Os imagináis algo así? ¿Con actuaciones en el casco histórico por el día? Pues es posible, solo hace falta un poco de ganas y de apoyo institucional… ¡Yo me ofrezco! Pero vivo en Madrid y trabajo de lunes a viernes… nos vemos en La Corredera todos los sábados si queréis y lo empezamos xD

blog-adios

Hasta luego, Mari Carmen

Aprovechando que en poco más de diez días he escrito dos entradas para este blog que en más de una ocasión di por muerto… pues vuelvo a la carga. Esta tarde ha llegado a mis oídos que se va alguien de la oficina y he pensado que hay ocasiones en las que una despedida voluntaria o involuntaria (sin llegar a ser trágica y para toda la vida, no nos vamos a poner dramáticos) merece una canción que la acompañe… nos centraremos en esta ocasión en el indie español.

Una canción para despedirse a lo grande: “No volveré”, de Kokoshca. Estás hasta las narices de tu situación y quieres dejar un trabajo de mierda para no volver a verlo más. Lo que viene a ser un cambio drástico. A partir de mañana nada volverá a ser cómo antes y te envidiarán más que nunca. Te reirás en la cara de tus enemigos de la manera más malvada posible… Lo único malo: se te irá un poco la olla y te afeitarás el pelo.
Recomendable para personas ya un poco escasas de pelo o que quieran revivir el lado más punk de Britney Spears.

Una canción para echarle la cruz a alguien con toda la mala baba del mundo: “Todo lo que merezcas”, de Xoel López. Todo iba bien, esa persona lo ha sido todo para ti, pero esto llegó el final. En esos días después del inicio de la tragedia pues las cosas no funcionan… lo peor es que estés en vacaciones o no tengas una ocupación que te la quite de la cabeza. A ver, llorar, llorar… no todo es llorar, Xoel. Eres un poco exagerado. Y lo de desear que le falte el aire a alguien, hijo mío, es pasarse un poco de la raya. Menos mal que sé que lo dices todo metafóricamente.
Recomendable para jóvenes que pierden al segundo o tercer amor de su vida y tienen ganas de revancha. Un consejo: follar sienta bien y además conoces gente.

Una canción para despedirte de una persona y hundirla en la miseria: “Voy a por tabaco”, de Los Planetas. El requisito indispensable es que esa persona te quiera lo suficiente para verse afectada por la tristeza de tu sentimiento y ande bien de empatía. ¿Cómo te sentirías cuando una persona te canta que todas sus miserias son culpa tuya? J lo hace en esta Cara B del single “Espíritu Olímpico” (que es todo lo contrario, una declaración de amor y de intenciones). Vamos, son las cintas de Hannah Baker condensadas en poco más de cinco minutos.
Recomendable para gente muy cínica e incapaz de reconocer que es responsable de sus propios problemas.

Una canción para irse a dormir a un parque: “Voy a hacerte recordar”, de La Habitación Roja. La has liado y muy muy muy muy mucho. El sofá no tiene un cartelito con tu nombre, no. Te has ido con los amigotes y has vuelto a casa TRES días más tarde. Has faltado al trabajo, no has llevado a los niños al colegio y tu madre ha vuelto de Algeciras a buscarte y ha acabado en la Línea 4. Te echan de casa porque la furia es demasiado grande como para mantenerte cerca y un banco cerca de la estación del Parque de Santa María te espera. Te rindes ante la evidencia y tu orgullo te hace cantar esta canción, haciendo gala de lo bien que ha ido todo pero te va a tocar dormir bajo un cielo estrellado y sincero (¿?).
Recomendable para gente que la lía muchísimo en verano y en zonas cálidas, porque en Burgos en pleno agosto no hay quien duerma al raso…

Una canción para gente paciente pero no tanto: “No puedo más contigo”, de los Niños Mutantes. Aguantas carros y carretas y crees que todo acabará yendo bien. Pero no. No. No. (No, esto no es una canción de Lori Meyers). Llega la mayor pelea dialéctica y decides cortar con el “y tú más” definitivo. Después de eso ya no hay réplica que valga. O sí, pero mucho peor y más grave… Tú sabrás si quieres lanzar el órdago.
Recomendable para gente que tiene un plan B, un plan C … o hasta un plan Z.

Una canción para despedirse de alguien y hundirte en la miseria: “Amable”, de Tachenko. Ay, qué bonito parecía ser todo, ¿no? Pues no. Todo va a acabar mal. Y a nadie le va a importar. Tú te preguntarás qué culpa tienes de todo lo malo que te pasa, si eres muy muy bueno con la gente. Algún día después de tantas hostias te darás cuenta de que precisamente TÚ eres el culpable de todo lo que te sucede.
Recomendable para gente muy cínica e incapaz de reconocer que es responsable de sus propios problemas, pero que se siente afectada y dolida por ellos sin hacer partícipe a los demás.

Una canción para irse, pero de verdad: “Me voy”, de La Plata. Lo que pasa es que si lo dices muchas veces pierdes convicción. Y al final acabas cayendo rendido ante esa persona y acabas soltando todos tus sentimientos, que no puedes estar sin ella o él ni un solo momento… pero tú te vas, ehhhh. Vamos, que estás esperando un “no te vayas” escrito en una pancarta … ¿o quizá un “INTERVENCIÓN”?
Recomendable para gente que desea despedirse pero no lo tiene muy claro del todo.

Bonus: ya que nos despedimos, que sea bailando. la canción que más o menos da el título a este post es una versión en español de Leonard Cohen que luego cantó en español Enrique Morente pero no entró en el disco Omega. La última versión más o menos conocida es de su hija Soleá Morente.  Pues como no hay una manera mejor de cerrar una lista temática que con una canción que no tiene nada que ver, incluyo “Baila Conmigo”, de su último disco. Grandiosas frases como “hoy tengo el guapo subido” o “¿de qué te sirve ser tan listo si ni siquiera puedes seguirme el ritmo?”. Está claro que la cosa bien bien no va a acabar… pero por lo menos vas a bailar con esa morena.

Aquí os dejo con la playlist de este post… espero que la disfrutéis y pongáis música a vuestras despedidas!!!

El segundo festival del mes de mayo llegó el pasado fin de semana y con grandes expectativas más que satisfechas. Grandes nombres en un recinto pequeño pero muy acogedor, muy bien organizado todo pese a algunos obstáculos (baños junto a un carril-bici, huecos entre placas de hormigón y pistas llenas de barro, por ejemplo…). Os cuento lo que vi. Obviamente lo que no vi, no formará parte de esta pseudocrónica.

La jornada del viernes por mi parte comenzó con Disco Las Palmeras! y continuó con uno de los primeros y muy interesantes platos del festival: Él mató a un policía motorizado. Pese a actuar ante una audiencia aún por llegar, algún problemilla de sonido y un chaparrón impresionante (que duró hasta bien empezada la actuación de Superchunk) estuvieron espectaculares.

vaso-tomavistas

El vaso de 0,5l del Tomavistas, con casi todo el cartel

Ya no sorprende a nadie la fuerza y el empuje de Belako en directo. Empezaron un poco más tranquis y calmados de la cuenta, con chubasqueros (como casi todos los presentes, cayó la mundial…) pero se vinieron arriba. Desde 2014 para mí una de las bandas que no te deberías perder si la tienes en un festival. En Madrid creo que no volveremos a verlos hasta el 5 de diciembre en La Riviera (y el día siguiente trabajo… ¿qué hago con mi vida?). Si podéis, en Córdoba estarán en el Hangar el jueves 27 de septiembre. Seguramente lo reventarán, como hicieron en enero de 2016…

Después de Belako había que irse corriendo a ver a Ride. Grupazo noventero, autor de auténticos himnos que en la época pre-Internet tenía en cinta como “Leave Them All Behind”. Sonaron “Seagull” y “Taste”, en su época seguramente fueron un grupo dentro del ambiente shoegaze más accesibles y más pop que My Bloody Valentine pero muy muy muy buenos. En fin, una hora memorable. Os dejo con el TEMAZO con mayúsculas:

Más tarde, llegó Javiera Mena, con sus cacharros y sus espectaculares bailarinas. Tuvo problemas con el sonido (se le escuchaba muuuuuuuuuuy bajito) y también con una base que acortaron su setlist pero no quedó fuera ningún tema imprescindible.

Tras Javiera, vinieron los Django Django con un directo que no me emocionó en exceso pero que se vino arriba cuando llegaron las dos últimas canciones… (shut up and play the hits, que dijo en su momento el cantante de Arcade Fire al de LCD Soundsystem xD).

Tras esto, sacrifiqué a Novedades Carminha para ocupar mi sitio en primera fila para ver lo mejorcito de la noche: La Casa Azul presentando su ya mítico nuevo disco (mítico porque no se sabe cuándo va a salir… pero se dice que saldrá antes un EP… esto va para largo). No pasa naaaaaaaaaaada por ver otra vez a La Casa Azul en cuestión de siete días. No pasa nada si lo ves un poco mojado de la lluvia y tampoco pasa nada si no te canta “Cerca de Shibuya” y si dos canciones nuevas que todavía no te sabes. Y no pasa nada tampoco si Guille hace un amago de bis para no tocar “Como un fan”. Menos mal que lo hizo ya en Sevilla, que si no… Por cierto, debería escribir esta pseudocrónica en una postura más adecuada, que luego vienen las contracturas y recuerda: “No más Myolastan”… qué pasada ese inicio tan a lo Common People de Pulp. En fin, es que este Guille no da puntada sin hilo, se nota que la música es su vida y punto.

El sábado la jornada empezó algo antes que el viernes pero mucho después de que abriera el recinto. Los Kokoshca me contagiaron de esa extraña fuerza y su alegría y “melasudatodistmo” encima de un escenario. Poco antes de que terminaran ya estaban sonando de fondo los Altin Gün (aunque la primera i es sin punto, en turco todo es distinto). Desde los Países Bajos y famosos pese a los incidentes, nos dieron un poco de su folk en turco que salvo en Eurovisión en pocos canales masivos nos puede llegar a España. Un recuerdo a los Mor ve Ötesi, autores de la última canción decente (muuuy decente) y en turco de Turquía en el ESC:

Después de un descansito y una paradinha en el parque para seguir degustando de las maravillosas cervezas de La Virgen (jamás hubo una cerveza TAN buena en un festival) venía el canadiense Chad VanGaalen, encantado de la vida y de actuar en un sitio tan chulísimo… No tenía el gusto pero su rollo folk me recordó (para bien) a Clap your hands say yeah. Posteriormente y en el otro escenario, los Melange. Mi colega Nacho me dijo que eran lo más parecido que se había hecho últimamente a Triana. Completamente de acuerdo.

Siguió la tarde con la curiosa programación de un grupo de fieshhhta nocturna como es El Columpio Asesino a unas muy tempranas ¡¡ocho de la tarde!! Recién levantados de la siesta, no estuvieron mal pero esos temas no rompen esquemas antes de la cena o minutos antes de la final de la Champions (hubo mucha gente que desapareció o directamente no vino hasta que terminó).

Tras esto actuaban los murcianos Perro, pero fueron sacrificados (no tengo perdón de Dior, lo sé) por coger primera fila para ver a los mitiquísimos The Jesus and Mary Chain. No decepcionó, presentaron pocas (afortunadamente) canciones de su disco y no faltaron temazos como “April Skies”, “Head On” (no tan movida como en su versión de los Pixies, pero la gente se lo pasó en grande) y terminó con “Just Like Honey” y “I hate Rock’n’Roll” (la que cerraba su último disco de los 90… que empezaba con “I love Rock’n’Roll”, que es igual xD).

No dejé mi sitio en primera fila y me perdí a otro grupazo brutal como Pony Bravo por mi grupo preferido: Los Planetas. Esperaba un concierto homenaje al vigésimo aniversario de su magnífico disco “Una semana en el motor de un autobús” y NO. Fue otro concierto más de la gira de Zona Temporalmente Autónoma. Que sí, que muy bien, que tienen los temas muy rodados y funciona de lujo… que apareció La Bien Querida y muy muy bien el “No sé cómo te atreves” (aunque sigo prefiriendo a Ariadna de Los Punsetes y SOBRE TODO a Marina de Klaus&Kinski), que muy guay escuchar otra vez Prueba esto y los homenajes a Camarón… pero queremos algo más que no sea solo el “Segundo Premio” de ese disco, joer…

De todas formas, me llevo un muy buen recuerdo del festival, recomendándolo para futuras ediciones por su ambiente amable, su cercanía a la capital y su fantástico gusto a la hora de confeccionar el cartel. El de 2016 fue exxxxxxxxxcelente y este año aunque un poquito más corto (han sido dos días en lugar de tres) me ha fasssssssscinado 🙂

Sin lugar a dudas, el primer festival de la temporada 2018 seguramente emocionó a Ruth Lorenzo, que ya cantó aquello de Dancing in the Rain

Llegábamos muchos al festival con la mosca detrás de la oreja. No era demasiado alentador un cartel con algunos nombres “de siempre” y sin nombres extranjeros (¿quizá una de las condiciones del principal patrocinador?) o innovadores pero siempre es agradable volver por Sevilla y disfrutar de todo lo que tiene para ofrecernos, hasta cerveza (en bares en los que tienes alguna del grupo Mahou-San Miguel :P).

En resumidas cuentas, mi sensación es que el sábado pese a la brutal tromba de agua ganó por goleada. El viernes partía para mí con dos nombres muy por encima de los demás: Niños Mutantes y La Casa Azul.

Si bien los primeros cumplieron como de costumbre y presentaron lo último y temas destacados de antaño, lo de La Casa Azul me pareció exagerado. Fue una muestra de una entrega absoluta y cómo no, 80 minutos de genuino amor a la música y a la vida en general desde la mirada de un tipo raro y melancólico. Sonaron bastantes temas nuevos… ¿Cuándo sacará el esperado nuevo disco “La Gran Esfera”? Se nos va a quedar una barba que ni Valle-Inclán.

angel-sadness

A ver si se nos pega algo de pelazo, Carlos

Completaron el día… Villanueva: que lo hizo lo mejor que pudo abriendo un escenario de nombre no demasiado alentador a unas “madrugadoras” 18:15. Carlos Sadness repitiendo en el Interestelar. Elefantes iniciando (creo) gira de festivales. Sidecars muy solventes (no recuerdo si tocaron “La Tormenta”). Y Rufus, que no pude verlos mucho porque me fui a primera fila de La Casa Azul…

El sábado como ya dije fue mucho más potente que el viernes. Antes de todo: ¿por qué extraña razón se programa un concierto de un histórico como Josele Santiago a las 15:45? Por mucho que se intentara apurar y madrugar… imposible llegar en condiciones al recinto a esa hora.

Al igual que en 2017, El Meister Javier Vielba era quien nos recibía en nuestra jornada de sábado. Nuevamente una genial hora de música y anécdotas. Menos calor que el año pasado, eso sí… quedó una sentencia para el recuerdo: “Nuestra prioridad número 1 es un nuevo disco de Arizona Baby”. Ya nos dirá el tiempo si es cierto o no…

Justo después del Meister venía el “pupilo” Ángel Stanich. Con la bandera de Antigua y Barbuda en el escenario contagió a los más reticentes y pese a la lluvia (y aquí es donde se emocionaría Ruth Lorenzo) bailamos Metralleta Joe y cantamos eso de que tu amor no arde, solo escupe fuego… Auténticos hits de este cantautor lisérgico que promete darnos tardes/noches míticas en los próximos tiempos. Que Dior lo guarde muchos años.

A destacar tras una pausa para recomponerse y dejar atrás la ropa llena de barro: la presencia increíble de Miren Iza, lideresa total de Tulsa.

tulsa-interestelar-2018

Miren, ¡¡te queremos!!

Después vendría el directazo (las cosas como son, muy buena puesta en escena de luces y proyecciones) de Lori Meyers, pese a que siempre tiran de la mitad “menos buena” (para mí) de su repertorio y no hacen concesiones apenas a los fans de toda la vida. ¿Dónde quedó esa “Mujer Esponja”? ¿Y ese “Ham’a’cuckoo”? Me sentí privilegiado el verano pasado en el Sonorama al cantarla y que nadie entre los millenials que nos rodeaban (que luego berrearían “Emborracharme”) la conociera…

El festival se cerró por mi parte con el concierto del Imperio del Perro, que jugaban en casa y tenían a toda la jauría en primerísimas filas 🙂 y luego con Los Bengala, que nos ofrecieron unos 45 minutos de ritmo frenético, rugidos y arañazos. Qué vozarrón el de Borja, joer… Por supuesto, me llevé el primer vinilo firmado. Y si los vuelvo a ver, me tendrán que firmar el segundo (y la portada la quiero en blanco y negro para colorearla XDDDDDD)

A la organización: las barras cumplieron. La oferta gastronómica no la puedo valorar (salvo el puesto de wok y demás movidas… cada vez más caro) pero siempre parece que hay pocas mesas. Y todo lo demás, como tiene que ser. La mejor organización es la que no molesta y la que no se echa en falta.

Para la próxima edición habrá que ver qué nos pueden ofrecer que no hayamos probado (que no caiga en saco roto esta referencia planetaria…) antes de comprar el abono. ¡Y que no nos llueva demasiado!

“Benditos” bares

9 abril 2018

Esto es real. Llevo mucho tiempo ya sabiendo de ti y te lo tenía que escribir.

Vengo todos los días de trabajar y te veo siempre en el mismo sitio, en el barril que tienen en la puerta. Sujetas un botellín de Mahou Cinco Estrellas en tu mano derecha y en la izquierda el móvil. Siempre hablando. Siempre. A veces fumas. Alguna vez te he visto sin el móvil y hablando con quien sea pero el botellín es una extensión de tu brazo.

Un día al salir de trabajar fui al cine (solo, no pasa nada por ir al cine solo) en la calle Princesa y al regresar a casa tú todavía seguías allí.

El bar no es un bar propiamente dicho, es una cafetería-panadería. El pan se acaba, la gente se va y tú todavía estás ahí.

Me pregunto qué haces para sobrevivir. Llevas traje y no paras de hablar por el móvil. Eso es porque eres autónomo. O quizá tienes un trabajo de 8 a 17 y estás tan hasta las narices de todo que necesitas un respiro. El caso es que me preocupa verte allí siempre.

Ya sé que el negocio no es tuyo porque se lo he preguntado a la chica que está por las mañanas. Te conoce todo el mundo, eres como Norm de Cheers pero para mal.

¿Qué será de tu vida fuera de allí? No sé si será por empatía o por cariño por verte ahí todos los días me preocupo por ti y estoy seguro que huyes de algo. No sé si de tu mujer e hijos o de las cuatro paredes de tu casa solitaria o del trap. Un día de estos te vas a arrepentir de todo lo que te está pasando y ya será demasiado tarde.

No more Miguelitos?

8 abril 2018

La neomegalomanía de nosotros los españoles y el “yo la tengo más grande que tú” nos ha hecho mucha pupa en los duros años de la crisis. Este fin de semana he ido en AVE a la excelente ciudad de Albacete y por tanto he tenido la oportunidad de visitar por fin la megaestación Vialia Albacete Los Llanos y os voy a dejar mi impresión sobre este modelo de estación de nuestro Administrador de Infraestructuras Ferroviarias.

La estación de Albacete está bastante cerca del centro pero no está precisamente en una vía principal de circulación. Además la ciudad ya goza de bastantes zonas comerciales muy cómodas y muy bien comunicadas. ¿En qué momento alguien decidió que era una gran oportunidad crear un nuevo centro comercial para la ciudad? Supuestamente todos los cálculos se harían antes de la desaceleración. El resultado por desgracia es una magnífica estructura pensada para convertirse en un nuevo área de referencia convertida en una caja llena de locales vacíos, con un cine, un puesto de revistas y prensa, una cafetería carísima, un gimnasio, una hamburguesería (la de los dos arcos amarillos), un Mercadona, una tienda de juguetes con menos futuro que el Toys’R’Us…

miguelitos

Say hello to my little friends!

Y se me olvida lo más importante: una confitería preciosa en liquidación por cierre que es el único local en el que puedes llevarte los famosísimos Miguelitos de La Roda.

Ahora voy a hablar de la dichosa manera en la que está ordenada la estación. Hay una entrada con un control de seguridad a una zona de espera que podríamos denominar “tierra de nadie”. ¿Por qué la llamo así? Porque si no tienes billete puedes estar ahí si quieres para ver cómo llegan o cómo se van tus familiares a través del cristal, pero no vas a poder hacer nada más…

Más adelante hacia la izquierda hay un control de acceso válido para todas las vías en las que te miran el billete y te dejan pasar… y ahí puedes volver a sentarte a esperar, si puedes. El siguiente paso sería salir a la calle con el frescor o el calor y seguramente bajar unas escaleras mecánicas o un ascensor porque muy probablemente no vayas a coger justo el tren que saldrá por la vía 1.

Bajas y te encuentras otra especie de vestíbulo, totalmente del estilo de las nuevas estaciones de ADIF, con sus pantallas de plasma gestionadas por un sistema en Windows que muy probablemente no funcionará… Y luego irás a tu andén nuevamente a pasar frío o calor. Afortunadamente tendrás otras pequeñas salas de espera climatizadas hasta que llegue tu tren. ¿Cuánto se gasta de más en aire acondicionado o calefacción por una distribución así?

¿Por qué se hizo una obra como esta? ¿Por qué no se contó antes del proyecto ya con una cartera de tiendas que rellenaran los espacios? Una obra así tendría y tiene sentido en una estación ya en el centro de la ciudad como por ejemplo la de Málaga pero aquí está claro que ha fallado. ¿No habría sido más cómodo una estación más pequeña con su área comercial acorde con las necesidades y una zona de espera más razonable? Está visto que a todos nuestros políticos les encantan las fotos y las inauguraciones de infraestructuras del copetín.

Ya veremos qué sucede con el tiempo y si en un futuro próximo sigue siendo posible comprar Miguelitos en la estación de tren de Albacete.

Como ya sabéis, vivo y trabajo en las afueras de Madrid. Siempre que quiero bajar a Córdoba a ver a mi familia y amigos pues tengo opciones para viajar si no quiero usar mi coche. No me puedo quejar en absoluto.

Por comodidad y rapidez si la estancia no pasa del fin de semana creo que la mejor opción es el tren: en mi caso particular si salgo de trabajar a las 17 en tres horas estoy en la puerta de mi casa.

Algún humanista dijo que el transporte público es una colección fabulosa de cretinos y sinvergüenzas… y creo que el verdadero pulso a la sociedad se hace en las circunstancias más extremas a las que se puede someter un españolito medio: el coche silencio del AVE.

El AVE Madrid-Sevilla cumplió el año pasado 25 años y desde hace algo más de tres se oferta uno de los vagones como un supuesto remanso de tranquilidad con luz tenue en el que están prohibidos los placeres más queridos por nosotros según algunos periodistas de diarios ingleses muy reputados: comer, hablar y en definitiva hacer ruido.

16075640246_ce70212995_o.jpg

Bla Bla Car con Kylie Minogue. Piensa en ello.

El viernes 23 tuve el orgullo y la satisfacción de compartir sala de conciertos con un 80% de público de las islas británicas para ver al hermano menor (en todos los aspectos) de los Gallagher, Liam. El comportamiento, el alcohol barato y la situación de la sala una vez terminado el espectáculo decían mucho del desbarre de los asistentes. Ni en Belfast, la meca de los Troubles, vi algo parecido. “Luego dicen de los españoles” era lo mínimo que se dijo aquella noche.

¿Qué haría un average british en un coche en silencio del AVE? Pues si va solo, lo más normal es que se quede callado. O incluso si va en grupo. No han sido dotados de nuestra mayor arma de destrucción masiva: la capacidad de hablar hasta debajo de las piedras.

Pero pasemos de las elucubraciones a las experiencias personales, a los hechos. Este pasado viernes 2 llegaba yo con un poco de sueño y muy pocas ganas de jaleo a la vía 8 de la estación Madrid-Puerta de Atocha. Coche 8 y asiento 06A. Mesa. Uyuyuyuy… ya verás… me lo temía cuando seleccionaba intencionadamente este asiento en su momento. Coche en silencio es siesta cuasi garantizada, o al menos así lo ha sido en algunas ocasiones. Y si no, habrá Wi-Fi.

No llegué demasiado pronto porque intento siempre apurar un poco en la sala club… al fin y al cabo pago por lo que allí ofrecen (no es que sea gratis… pero ya que me lo ofrecen tendré que pillar algo) y llegado a mi sitio veo que mis compañeros de andanza son una mujer de aproximadamente 43-44 años y sus padres. Y su esposo en otro asiento en la fila de al lado.

Lo que ocurrió después es historia escrita ya en mi cuenta de Twitter 😀 Tengo que decir que pese al comportamiento fuera de todo lugar en el coche en silencio los protagonistas fueron muy amables y se despidieron de mí con mucho cariño en plan “la que ha tenido que soportar el pobre”. Pero me dejaron sin siesta.

La vuelta el domingo fue harina de otro costal… la gente está reventada del fin de semana y teniendo el lunes tan cerca como que da pereza hasta hablar. Me quitaron mi sitio de la ventana pero eso ya queda para otro relato…

Y de regalo una maravilla de disco de versiones del “Let Go” de Nada Surf, que cumplió quince años el mes pasado. ¿Te acuerdas de la canción que sonaba cuando Robin y Ted de HIMYM se quedaban juntos después de Halloween? Pues aquí la canta Jorge Martí de La Habitación Roja:

¿Os creíais que os librabais este año? Pues no. Según una exhaustiva hoja de cálculo en este pasado 2017 he ido a 106 conciertos completos, incluyendo festivales. Desde Viva Belgrado (¡Córdoba!) en enero a Los Punsetes en diciembre. Un año sin conciertos en el extranjero (aunque se intentaron) y con seis festivales en Andalucía, Extremadura, Madrid y Castilla y León (Interestelar, Mad Cool, Contempopránea, Sonorama, Dcode y Granada Sound).

Aquí vienen los QUINCE mejores a mi juicio:

15.- QUIQUE GONZÁLEZ Y LOS DETECTIVES (Córdoba, 2 de septiembre)

Álvaro Jurado y la gente del Hangar en Córdoba intentaron en muchas ocasiones traer al gran Quique González a la ciudad. La última vez que nos visitó fue en la gira “Carta Blanca” en la que el público y solo el público decidía ¡el setlist! Con una reforma interesante de la gala y un equipo de músicos impresionante (junto a Nina de Morgan) presentó su álbum de 2016 “Me mata si me necesitas”, que ya se vio en festivales como Sonorama o Mad Cool pero agrada muchísimo más en una sala de tamaño pequeño-mediano como el Hangar.

14.- AMARAL (Aranda de Duero, 10 de agosto)

La gira Nocturnal venía con un escenario excelente y unos nuevos arreglos muy conseguidos, gracias a los cuales los temas antiguos cobraban una nueva vida (personalmente me quedaría con los de “Estrella de Mar”). De la solvencia de Eva en el directo y su vozarrón casi que ni hace falta hablar porque no es noticia, siempre ha sido y será impresionante. Los indies renegarán de Amaral pero han hecho grandes cosas y además se despedían con “All tomorrow’s parties” de Nico y The Velvet Underground… :).

13.- BELLE AND SEBASTIAN (Madrid, 6 de julio)

En lo que a mí respecta, se hicieron mucho de rogar… después de un par de cancelaciones e infortunios ¡por fin conseguí verlos! Mereció mucho la pena escaparse del concierto de Foo Fighters para disfrutar de una selección de bastantes temas de todas las épocas de los de Glasgow. Simpatía, buen rollo y el toque melancólico y precioso de sus canciones, alusiones al corte de la línea 5 de metro (estuvieron de cañas por La Latina xD)… para repetir una y mil veces más.

12.- MANIC STREET PREACHERS (Madrid, 8 de julio)

Otra banda creadora de auténticos himnos de toda una generación. Recuerdo que se me estropeó un CD de This is my truth tell me yours en el instituto y fue un drama xD. En esta ocasión afortunadamente venían sin presentar ningún disco y en estas ocasiones ¿qué se hace? Pues si no eres tonto, ¡recordar lo mejor de tu carrera! Afortunadamente los galeses no tienen un pelo de tontos y se sacaron un setlist formidable con clasicazos como “Motorcycle emptiness”, “A design for life”, “Australia”, “Tsunami”, “Ocean Spray” (dedicada a su madre) y CÓMO NO “If you tolerate this your children will be next” (eslogan de carteles de la II República en la Guerra Civil). Un gustazo disfrutar de ellos mucho más que algunos guiris de veinte que no los conocían “demasiado” (bueno, al menos seguro que eran fans de sus paisanos de Catfish and the Bottlemen :))

11.- SECOND (Madrid, 19 de julio)

En esta ocasión los murcianos vinieron a la Joy Eslava en dos noches presentando el que iba a ser el último concierto en Madrid probablemente en un año. ¿Se toman un descanso o qué? Al no presentar disco, tuvieron mucho más tiempo de cantar canciones de trabajos muy muy anteriores… ¡en inglés! que algunos de los fans más jóvenes que andaban por ahí ni se acordaban. Sean Frutos y sus coleguis estuvieron acompañados por familia y gente de Murcia en el pico la esquina. Aunque no ha sido el concierto que más me ha gustado de ellos me encantó ver que no olvidan lo mejor de sus primeros discos y que no pierden el tirón que hace que algunos de los grupos que están pegando más fuerte aún que ellos ya quisieran tener… El día que el grupo que encabeza de momento el cartel del Sonorama saque un tema como “Nueva sensación” me contáis… Y al “Rincón Exquisito” ni de lejos se acercarán.

10.- ROYAL BLOOD (Madrid, 29 de octubre)

Jamás de los jamases sonó tan bien una combinación tan simple como una batería y un bajo. Cuatro cuerdas, muchos bombos y más pedales … lo mejor para un sonido directo y rompedor… con un toque sucio y garajero pero que no machaca al oído y cómo no, te hace darlo todo. Con dos coristas que hicieron acto de presencia en alguna de las canciones de su nuevo disco, Mike Kerr cantó genial y no se despistó un segundo con todo lo que tenía que controlar… Otro concierto esperado que no defraudó.

9.- VIVA SUECIA (Granada, 23 de septiembre)

Uno de los grupos que más ha llamado la atención en los últimos meses en este país. Han llamado la atención y se han quejado mucho también de que siempre les asignaban los primeros huecos del horario en los festivales. Después de un primer disco producido por Paco Neuman y sobre todo de un segundo disco grabado en La Mina con Raúl Pérez y producido por nada más y nada menos que Carlos Hernández, estaba claro que iban a triunfar. Canciones como “Permiso o perdón”, “A dónde ir”, “Hemos ganado tiempo” y sobre todo “Bien por ti” suenan atronadoras y el público hasta lleva sus banderas de Suecia… esperemos que mantengan el nivel, dentro de unos años veremos :).

8.- ENRIC MONTEFUSCO (Aranda de Duero, 10 de agosto)

20686737_463477574019066_3840447137745731584_n[1]

Un lujazo de directo nos ofreció don Enric

Después de tantos años de carrera (fructífera y diversa) con Standstill se esperaba muchísimo de Enric Montefusco en solitario. En el escenario más pequeño del Sonorama tuve la oportunidad de verlo, donde cantó canciones de su disco “Meridiana” y un par de Standstill. Se acabó demasiado pronto su tiempo pero nos repitió un par más en falso acústico bajándose del escenario junto al público. Excelente. Gracias por las clases de flauta… gracias por las pelis de acribillar… y por los afluentes del Duero, ¡que te trajo a Aranda!

7.- RYAN ADAMS (Madrid, 7 de julio)

Ryan es un mito indiscutible. Presentaba un gran disco, “Prisoner”, compuesto después de un tortuoso divorcio y sin haberlo visto apenas por nuestro país ni de vacaciones por Marbella vamos… Verlo fue una tremenda fortuna y que cantara temazos como “Come pick me up”, “When the stars go blue”, “To be young is to be sad” más si cabe. Tenía pensado volver a verlo en septiembre en Dublín pero la cosa se torció 😦 Seguro que en teatro la cosa habría sido mucho más mágica.

6.- LA CASA AZUL (Alburquerque, 21 de julio)

La primera vez que los vi creo que pensaba que los 5 “componentes” de La Casa Azul existían de verdad. Guille Milkyway es un auténtico genio, un erudito de la música y está empeñado en transmitirnos lo que más nos gusta y se nota. Qué pena que en 2017 no haya salido el nuevo disco de La Casa Azul (suponemos que estará muy ocupado con sus menesteres en la academia de Operación Triunfo) pero de momento nos quedamos con un bombazo como “Podría ser peor” para este 2018. Este concierto fue en un festival dedicado a Los Planetas y por supuesto nos regaló unas versiones del primer EP de Los Planetas. En 2018 seguirá de gira, no te pierdas lo que seguramente será una hora y pico excepcional…

5.- CORIZONAS (Sevilla, 20 de mayo)

Sevilla en mayo a las cinco de la tarde. Suena taurino pero lo que empieza a sonar en el festival Interestelar es la sintonía de “El Hombre y la Tierra”, el programa de Félix Rodríguez de la Fuente. Quienes salen al escenario son los Corizonas, una unión de fuerzas entre Los Coronas y Arizona Baby. Al principio 20-30 valientes se ponen en las primeras filas (entre ellos mis amigos y yo) pero la personalidad magnética de El Meister y Cía. hace que en cuestión de minutos la gente que estaba en la sombra disfrutando una Cruzcampo (NO) se acercara para darlo todo. Gente de Valladolid y Madrid dando lecciones de calor a los del sur. Impresionante y merecedor de un hueco un poco más tardío… aunque El Meister se está acostumbrando a actuar pronto porque la gente no compra sus discos y tiene que cenar chopped todas las noches (qué genio).

4.- TEENAGE FANCLUB (Madrid, 21 de febrero)

Otro grupo que quería borrar ya de mi lista de pendientes. Demasiados años después de Shadows, Teenage Fanclub volvió a sacar un excelente disco. Fiel al mandato democrático del grupo, todos los miembros compositores del grupo acababa teniendo el mismo número de canciones en el álbum… y en el directo ¡no podía ser de otra manera! Un grupo de clásicos se esforzó en dar lo mejor de sí mismos y no se notaba nada que hace años que abandonaron la juventud. “Sparky’s Dream”, “Everything flows”, “Your love is the place where I come from” (por supuesto con su mini xilófono) y “The Concept” fueron las mejores para mí.

3.- LUIS BREA Y EL MIEDO (Madrid, 17 de noviembre)

Luis, Nacho, Lázaro y Jorge ya se han ganado un sitio de preferencia entre los grupos más respetables del panorama independiente de este país. La primera vez que vi el nuevo álbum en directo comprobé que Usted se encuentra aquí funciona tremendamente bien (qué pena que no fuera todo técnicamente bien en Córdoba 😥) y si lo acompañas con los temas -ya himnos algunos para nosotros, los fans- de los discos anteriores pues tienes un directo imperdible. La primera vez que las vaquillas resabiadas (como me dijo Jorge Martí Climent el año pasado) aparecieron en una plaza de primera categoría como la Joy Eslava dieron la sensación de ser unos auténticos vitorinos. Seguid así ¡por favor! Y cantad alguna vez “Yo soy tu padre”. No os cuesta nada ser amables… 😉

2.- INTERPOL (Madrid, 9 de septiembre)

Interpol vino a Madrid y por fin los pude ver. Lo hicieron con motivo del decimoquinto aniversario de su fabuloso primer disco “Turn on the bright lights”. La ambientación del escenario no pudo ser mejor (era LA PORTADA del disco) y creo que estuvo muy por encima de todo lo demás que vi en aquél Dcode (me perdí a Exquirla… no tengo perdón). Tocaron el primer disco en su orden de principio a fin y tres temas más de Antics, con un Paul Banks muy agradecido y hablándonos en un perfecto español, que ya sabemos que lo habla a la perfección. Espero que la próxima vez que vuelvan (en principio estrenan disco este año) no se dejen atrás ninguno de los temazos de su primer disco… o por lo menos que empiecen con Untitled, que es MÁGICA.

1.- LOS PLANETAS (Madrid, 7 de diciembre)

Mi grupo español preferido sacó POR FIN disco nuevo este año pasado. Tuve la ocasión de verlo CINCO veces y me quedo con la última, en el Palacio de Deportes (se cumplió por fin la profecía de Eric Jiménez cuando le dijo a J: “haz lo que te salga la p…, ya triunfarás… nos vemos en el Palacio de Deportes”). El vídeo no tiene pérdida…

Todas las cinco veces tuvieron algo especial: en Sevilla la primera vez que vi “Islamabad” en directo (temazo tremendo). En Alburquerque J hizo gala de su humor negro dijo eso de “Los Planetas en vivo, tan vivos como Miguel Blesa”. En Aranda de Duero fueron la tarta de cumpleaños del Sonorama pero no tocaron “Cumpleaños Total”. Al menos descubrimos la extraña habilidad de Checopolaco de hacer coros mientras fumaba. Y en Granada porque era su tierra, ¿no? El directo de Los Planetas este año nos ha dejado claro que les da exactamente igual lo que diga la gente de ellos, se creen los mejores (¡y lo son!) y harán lo que quieran. No pararán de decir que solo hacen flamenco últimamente y ahuyentan al respetable empezando con “Los Poetas”… A mí me seguirán encantando. Afortunadamente para los más puristas y para los que les dan sarpullido los últimos discos de los granaínos todos los conciertos incluían algún tema de los primeros discos o alguno de los olvidados… en Madrid sonaron “Prueba esto”, “Nuevas sensaciones” y para terminar “La caja del diablo”.

2018 promete. En lo que a mí respecta quizá no habrá tantos festivales como en 2017 por algunos compromisos pero merecerá la pena… Además se cumplen 20 años de “Una semana en el motor de un autobús”. Si no queríamos caldo de Los Planetas, pues dos tazas 🙂

Os dejo una microlista con una canción por cada artista de los que salen aquí, a modo de introducción…

Es una pregunta que me hago a veces. En ocasiones un blog puede servir como desahogo por cosas buenas o malas que te pasan pero en los últimos tiempos no me pide el cuerpo escribir un poco para eso. Yo creo que lo que me pasa es que después de 8 horas tecleando y toqueteando el ordenador sin descanso en mi jornada laboral lo que menos me apetece es ponerme con otro ordenador en mi casa. ¿Me hago mayor?

Entendedme, se está muy bien en el sofá, arreglando la casa, escuchando música, comprando, paseando fuera, en el cine… Hoy que estoy de vacaciones y de vuelta en mi tierra pues no me importa coger el ordenador un rato, actualizar el blogroll con la novedad de El Mundo de Matilde de Adela Palacios y la baja de Juanlu, que olvidó renovar su cotizado dominio :(.

A todo esto, queridos frikazos… todavía no he visto la última de Star Wars pero me parece a mí que veré antes la nueva de Woody Allen, con Kate Winslet y Justiniano Lago de Madera. Lo chungo es que por aquí por Córdoba no sé si la podré ver en versión original… la última que vi sin doblar aquí precisamente fue “Magic in the moonlight”. ¡Menudo genio el de las gafas! Si es que en 1977 fue muchísimo mejor Annie Hall… Pegadme, ¡me lo merezco! :p

Y bueno, también estoy “trabajando” ya en la lista de los mejores directos que he visto el año pasado… Ha habido tantos y tan memorables que no sé si serán 10, 11, 15 o 20.

Nos vemos pronto, espero que antes de que acabe el año 🙂

wonderwheel[1]

A ver si después de ver la película me van a entrar ganas de ir a Coney Island…