#3findes3festivales (I)

La primera parada de este reto fue el DCode en el campo de rugby Cantarranas de la Universidad Complutense.

Es lunes y me encuentro en plena lucha con las infernales plataformas logísticas de la vida para recibir un pedido (o no) antes de terminar mis vacaciones de septiembre (han sido 7 días laborables… no es para tanto). Como no quiero enfurecerme demasiado por las dos cosas voy a dedicarme a escribir sobre mi último reto: #3findes3festivales.

Los haters dirán que me he tirado todo el verano por ahí y que he ido a todos los festivales. Pues no, porque no soy ubicuo y lamentablemente el dinero en mi cuenta no es infinito.

sdr
Planazo de sábado al mediodía

El reto #3findes3festivales consistía en (seguro que os lo podéis imaginar) ir a tres festivales en tres fines de semana. Casualmente los tres festivales tenían como patrocinador a Cervezas Alhambra pero Mahou San Miguel no ha colaborado con un solo euro en este reto. Más bien son ellos los que me tienen un poco loco con un pedido que hice la semana pasada en su web y que no he recibido todavía… pero vamos a lo que vamos.

1er finde – DCode: el siete de septiembre es nuestro aniversario

Empezó muy pronto el festival y con un sonido bastante lamentable (que por desgracia no mejoraría demasiado en las horas siguientes del evento) pese a las ganas de los locales Carolina Durante (mis “Viva Suecia” de este año, porque los he visto en todos los festivales a los que he ido este año, menos en el Mad Cool). El sonido se fue como cinco veces y finalmente hubo desbandada en la que (supuestamente) era la penúltima canción por el hastío que esto producía. “Gracias a vosotros y no al DCode). Más tarde en la carpa continuaron los irlandeses Picture This (que no paraban de decir que eran de Irlanda, por si no nos habíamos enterado, no dejaban de saludar a unos paisanos que había allí). No lo hicieron mal pero no están todavía al nivel de otros grandes nombres del rock alternativo de aquella tierra como Delorentos o Villagers. Mucho mejor cuanto más folk, eso sí, que tomen nota para próximos trabajos.

Después tuve ocasión de asistir en rigurosa primera fila junto a muchas familias y gente muy muy joven a un grandioso (no es novedad) concierto de La Casa Azul. El concierto en el escenario “ÉLITE” comenzó con una canción que precisamente suena en el primer episodio de dicha serie de Netflix: “El momento”. No faltaron temas clásicos como “Superguay”, “La Revolución Sexual”, “Esta noche solo cantan para mí” o “Todas tus amigas” (que aunque sea del disco anterior también es un clásico… aunque Guille se invente un poco los adjetivos de las amigas se lo perdonamos, porque sus letras no son nada fáciles), pero el concierto se centró en el celebrado nuevo disco del grupo: “La Gran Esfera”. El ambiente fue excepcional, con muchos globos, gente de todas las edades disfrutando y las excelentes imágenes en las pantallas del escenario (menuda colección de divas en “Esta noche…”, incluida Sandra Kim).

Justo después empezó el primer concierto del día en los escenarios grandes, el primero de Viva Suecia en ese día (por la noche tendrían otro en la Región de Murcia) y el primero de ellos en el que se cantaba “Algunos tenemos fe”. Como siempre, impecables.
Más tarde sería el turno de St. Woods. Un sonido muy anglosajón pese a ser un chaval de aquí, que tiene una fantástica voz. Agradable e ideal para echar la tarde en el césped del campo de rugby de la Universidad Complutense y para pasear por la sensacional zona de comida y prepararse para lo que venía después…

Ni más ni menos que desde la mismísima Glasgow apareció Gerry Cinnamon. Sin complejos y con su auténtico acento escocés arrancó a la gente de su zona de confort para que se movieran un poquito. Su anti-folk alternativo, su animosidad ante la soledad de un escenario enorme y su carácter realmente único serán recordadas. Poco después sería el turno de Tom Odell y su relajada apuesta desde el piano, ideal para volver al césped o tomarse un copazo (había que aprovechar que tenían Jameson en la barra también) y disfrutarla allí.

Más tarde empezarían los ya míticos Miss Caffeina con su alegato fan hacia la gran Consuelo Berlanga (a males de muchos…). Un gran concierto en el que pudimos disfrutar los auténticos temazos de su último disco: “Reina”, “Prende”, “Oh Long Johnson” y “Merlí”. Concierto deslucido otra vez más por el sonido de cuatro duros y por no poder disfrutar de las luces que preparan estos chavales al ser programados a las 19:00. Eels nos entregaron un concierto inigualable mientras caía la noche, en el que nos abrazaron con la fabulosa “The look you give that guy”.

The Cardigans nos ofrecieron el mítico Gran Turismo en su orden original, además de otros clásicos de su repertorio. Creo que por desgracia fueron los más afectados por el desafortunado sonido de todo el festival. Más tarde Amaral nos ofrecieron un memorable concierto en el que presentaron varios temas de su nuevo álbum y los éxitos de siempre. El magnetismo y la cuidada puesta en escena hicieron valer su condición de cabezas de cartel.

Ya bien entrada la noche pudimos disfrutar de los norirlandeses Two Door Cinema Club, que montaron un fabuloso espectáculo visual y se mostraron tan simpáticos y profesionales como acostumbran. No tardaron en caer los temazos y realmente me dejaron exhausto… así que tuve que concluir el primer tramo de mi reto con los agradables y simpáticos Caravan Palace.

Voy a dejarlo de momento por aquí, puede que esta tarde/noche siga si me siento inspirado 😀 … Os dejo con una setlist que irá creciendo conforme sea completada la crónica xD

¿Es posible un festivalazo en Córdoba?

Pues está claro que de momento no, pero aquí os cuento qué haría yo para que lo fuera en un futuro no demasiado lejano…

Bueno, la respuesta rápida y sencilla sería NO. Pero como esto es un blog y no un tweet vamos a razonarlo un poquito. Espero no extenderme demasiado.

La motivación de esta entrada es la celebración de un festival en Córdoba en la ribera del Guadalquivir. No voy ir muy a saco porque me parece una gran idea pero seguramente se ha quedado muy corto de presupuesto y pese a ser atractivo (¡es gratis!) se podía haber enfocado de otra manera… y porque todavía no se ha celebrado, ya habrá tiempo de criticarlo o de tirarle claveles cuando termine.

Os pongo en situación. Córdoba es una ciudad de algo más de 300.000 habitantes en Andalucía, muy bien comunicada por ferrocarril de alta velocidad y carretera con el resto de España, con una oferta cultural mediana pero interesante. Desgraciadamente el intento de obtener la capitalidad cultural europea de 2016 cayó en saco roto y la revolución cultural vivida se fue “por la crisis” (me atrevo a decir porque no había interés).

Cada año y desde hace mucho albergamos el Festival de la Guitarra que suele traer a la ciudad a gente bastante conocida aunque yo lo entendería más bien como un ciclo de conciertos en distintos recintos bajo una misma organización durante casi dos semanas. Algunos años no es un éxito rotundo de público pero en esta edición promete con nombres como Bryan Ferry, Europe o los mitiquísimos Kiss. En estos casos es muy común que nos visite gente de fuera y se quede una noche en la ciudad. ¿Por qué no tiene nuestra ciudad un festival como el Sonorama o el Contempopránea? ¿Os dais cuenta de que estos festivales se celebran en poblaciones de 32.500 y 5.400 habitantes respectivamente? Bueno… y capitales de provincia como Palencia traen este fin de semana un cartel como el que pongo a continuación… ¿Qué tienen estas poblaciones que no tiene Córdoba?

palencia-sonora-2018
Cartelazo 😮

Principalmente, interés. Casi todos los festivales que surgieron en los noventa o en los primeros años de este siglo lo hicieron de una manera muy “cutre” y con escasos medios. Como quien no quiere la cosa, se fueron asentando y hoy en día son uno de los grandes hitos turísticos de estas poblaciones cada año, lo cual genera un impacto económico impresionante. Esto hace que los ayuntamientos se vuelquen y hagan lo imposible porque todo salga genial y me consta por lo menos en el caso de Aranda de Duero que eso es así, porque se nota.

La empresa que lo organiza NO es una empresa (al menos en el caso del Sonorama, se trata de una organización sin ánimo de lucro), por lo que la componente del riesgo empresarial se ve borrada del mapa por las ganas de agradar o colaborar con la sociedad y la cultura de la población. A base de microdonaciones, patrocinadores y ayuda institucional se puede conseguir algo muy grande.

En Córdoba tenemos una de las productoras más prestigiosas del país, que ha llevado giras de gente como Bob Dylan o Mark Knopfler y en clave nacional el regreso de los geniales 091. Hace un festival de una tarde/noche en un recinto municipal excelente como el Teatro de la Axerquía, que se ha celebrado antes y ahora parece ser que se queda después del verano. Esperemos que se mantenga y algún día pase a ser algo más. ¿Qué necesitaría?

  • Apoyo institucional: sí, el ayuntamiento pone el recinto (La Axerquía, El Arenal) pero no sé yo si podría hacer algo más… Supongo que si tuviera el nombre de la ciudad más grande ¿se lo tomaría más en serio?
  • Más y mejores patrocinadores: CajaSur pertenece a BBK pero no es la BBK. No, no vamos a tener en la vida el BBK live en El Arenal. Tanto el banco como su fundación entiendo que verían con buenos ojos apoyar un evento con más afluencia, del que se hablase en distintos medios antes y después. En Córdoba tenemos una fábrica de Alhambra (grupo Mahou-San Miguel). Este grupo patrocina la Fiesta de Los Patios y dada su dilatada experiencia de patrocinio de eventos culturales y musicales seguramente pondrían pasta sobre la mesa. Y hablando de pasta, una de las empresas alimenticias más importantes de este país es una nueva “residente” en la provincia: Pastas Gallo. Moverse y llamar puertas = más presupuesto = mejor cartel = mejor festival.
  • Más riesgo, más ideas: no, traer a los mismos artistas de siempre NO MOLA. Y tampoco pasa nada por traer a alguien que no cante en español… ahí queda eso.
  • Mejor fecha: por desgracia Córdoba es una ciudad que no tiene un clima demasiado agradable y cuando es soportable hay muchísimos eventos, como es el mes de mayo… que está muy bien pero suben los alojamientos una barbaridad. Una idea que se me acaba de ocurrir es juntar este evento con el fin de semana de la Cata del Vino de Montilla-Moriles… y ya de paso metemos al Consejo Regulador en el ajo. No solo el Sonorama Ribera está patrocinado por un CRDO, también tienes el Fasse Rueda, Muwi La Rioja (que además se celebra en unas bodegas).

nofliparse

¿Os imagináis algo así? ¿Con actuaciones en el casco histórico por el día? Pues es posible, solo hace falta un poco de ganas y de apoyo institucional… ¡Yo me ofrezco! Pero vivo en Madrid y trabajo de lunes a viernes… nos vemos en La Corredera todos los sábados si queréis y lo empezamos xD

No more Miguelitos?

La neomegalomanía de nosotros los españoles y el “yo la tengo más grande que tú” nos ha hecho mucha pupa en los duros años de la crisis. Este fin de semana he ido en AVE a la excelente ciudad de Albacete y por tanto he tenido la oportunidad de visitar por fin la megaestación Vialia Albacete Los Llanos y os voy a dejar mi impresión sobre este modelo de estación de nuestro Administrador de Infraestructuras Ferroviarias.

La estación de Albacete está bastante cerca del centro pero no está precisamente en una vía principal de circulación. Además la ciudad ya goza de bastantes zonas comerciales muy cómodas y muy bien comunicadas. ¿En qué momento alguien decidió que era una gran oportunidad crear un nuevo centro comercial para la ciudad? Supuestamente todos los cálculos se harían antes de la desaceleración. El resultado por desgracia es una magnífica estructura pensada para convertirse en un nuevo área de referencia convertida en una caja llena de locales vacíos, con un cine, un puesto de revistas y prensa, una cafetería carísima, un gimnasio, una hamburguesería (la de los dos arcos amarillos), un Mercadona, una tienda de juguetes con menos futuro que el Toys’R’Us…

miguelitos
Say hello to my little friends!

Y se me olvida lo más importante: una confitería preciosa en liquidación por cierre que es el único local en el que puedes llevarte los famosísimos Miguelitos de La Roda.

Ahora voy a hablar de la dichosa manera en la que está ordenada la estación. Hay una entrada con un control de seguridad a una zona de espera que podríamos denominar “tierra de nadie”. ¿Por qué la llamo así? Porque si no tienes billete puedes estar ahí si quieres para ver cómo llegan o cómo se van tus familiares a través del cristal, pero no vas a poder hacer nada más…

Más adelante hacia la izquierda hay un control de acceso válido para todas las vías en las que te miran el billete y te dejan pasar… y ahí puedes volver a sentarte a esperar, si puedes. El siguiente paso sería salir a la calle con el frescor o el calor y seguramente bajar unas escaleras mecánicas o un ascensor porque muy probablemente no vayas a coger justo el tren que saldrá por la vía 1.

Bajas y te encuentras otra especie de vestíbulo, totalmente del estilo de las nuevas estaciones de ADIF, con sus pantallas de plasma gestionadas por un sistema en Windows que muy probablemente no funcionará… Y luego irás a tu andén nuevamente a pasar frío o calor. Afortunadamente tendrás otras pequeñas salas de espera climatizadas hasta que llegue tu tren. ¿Cuánto se gasta de más en aire acondicionado o calefacción por una distribución así?

¿Por qué se hizo una obra como esta? ¿Por qué no se contó antes del proyecto ya con una cartera de tiendas que rellenaran los espacios? Una obra así tendría y tiene sentido en una estación ya en el centro de la ciudad como por ejemplo la de Málaga pero aquí está claro que ha fallado. ¿No habría sido más cómodo una estación más pequeña con su área comercial acorde con las necesidades y una zona de espera más razonable? Está visto que a todos nuestros políticos les encantan las fotos y las inauguraciones de infraestructuras del copetín.

Ya veremos qué sucede con el tiempo y si en un futuro próximo sigue siendo posible comprar Miguelitos en la estación de tren de Albacete.

Conciertos 2017: Pardolta’s Pick

¿Os creíais que os librabais este año? Pues no. Según una exhaustiva hoja de cálculo en este pasado 2017 he ido a 106 conciertos completos, incluyendo festivales. Desde Viva Belgrado (¡Córdoba!) en enero a Los Punsetes en diciembre. Un año sin conciertos en el extranjero (aunque se intentaron) y con seis festivales en Andalucía, Extremadura, Madrid y Castilla y León (Interestelar, Mad Cool, Contempopránea, Sonorama, Dcode y Granada Sound).

Aquí vienen los QUINCE mejores a mi juicio:

15.- QUIQUE GONZÁLEZ Y LOS DETECTIVES (Córdoba, 2 de septiembre)

Álvaro Jurado y la gente del Hangar en Córdoba intentaron en muchas ocasiones traer al gran Quique González a la ciudad. La última vez que nos visitó fue en la gira “Carta Blanca” en la que el público y solo el público decidía ¡el setlist! Con una reforma interesante de la gala y un equipo de músicos impresionante (junto a Nina de Morgan) presentó su álbum de 2016 “Me mata si me necesitas”, que ya se vio en festivales como Sonorama o Mad Cool pero agrada muchísimo más en una sala de tamaño pequeño-mediano como el Hangar.

14.- AMARAL (Aranda de Duero, 10 de agosto)

La gira Nocturnal venía con un escenario excelente y unos nuevos arreglos muy conseguidos, gracias a los cuales los temas antiguos cobraban una nueva vida (personalmente me quedaría con los de “Estrella de Mar”). De la solvencia de Eva en el directo y su vozarrón casi que ni hace falta hablar porque no es noticia, siempre ha sido y será impresionante. Los indies renegarán de Amaral pero han hecho grandes cosas y además se despedían con “All tomorrow’s parties” de Nico y The Velvet Underground… :).

13.- BELLE AND SEBASTIAN (Madrid, 6 de julio)

En lo que a mí respecta, se hicieron mucho de rogar… después de un par de cancelaciones e infortunios ¡por fin conseguí verlos! Mereció mucho la pena escaparse del concierto de Foo Fighters para disfrutar de una selección de bastantes temas de todas las épocas de los de Glasgow. Simpatía, buen rollo y el toque melancólico y precioso de sus canciones, alusiones al corte de la línea 5 de metro (estuvieron de cañas por La Latina xD)… para repetir una y mil veces más.

12.- MANIC STREET PREACHERS (Madrid, 8 de julio)

Otra banda creadora de auténticos himnos de toda una generación. Recuerdo que se me estropeó un CD de This is my truth tell me yours en el instituto y fue un drama xD. En esta ocasión afortunadamente venían sin presentar ningún disco y en estas ocasiones ¿qué se hace? Pues si no eres tonto, ¡recordar lo mejor de tu carrera! Afortunadamente los galeses no tienen un pelo de tontos y se sacaron un setlist formidable con clasicazos como “Motorcycle emptiness”, “A design for life”, “Australia”, “Tsunami”, “Ocean Spray” (dedicada a su madre) y CÓMO NO “If you tolerate this your children will be next” (eslogan de carteles de la II República en la Guerra Civil). Un gustazo disfrutar de ellos mucho más que algunos guiris de veinte que no los conocían “demasiado” (bueno, al menos seguro que eran fans de sus paisanos de Catfish and the Bottlemen :))

11.- SECOND (Madrid, 19 de julio)

En esta ocasión los murcianos vinieron a la Joy Eslava en dos noches presentando el que iba a ser el último concierto en Madrid probablemente en un año. ¿Se toman un descanso o qué? Al no presentar disco, tuvieron mucho más tiempo de cantar canciones de trabajos muy muy anteriores… ¡en inglés! que algunos de los fans más jóvenes que andaban por ahí ni se acordaban. Sean Frutos y sus coleguis estuvieron acompañados por familia y gente de Murcia en el pico la esquina. Aunque no ha sido el concierto que más me ha gustado de ellos me encantó ver que no olvidan lo mejor de sus primeros discos y que no pierden el tirón que hace que algunos de los grupos que están pegando más fuerte aún que ellos ya quisieran tener… El día que el grupo que encabeza de momento el cartel del Sonorama saque un tema como “Nueva sensación” me contáis… Y al “Rincón Exquisito” ni de lejos se acercarán.

10.- ROYAL BLOOD (Madrid, 29 de octubre)

Jamás de los jamases sonó tan bien una combinación tan simple como una batería y un bajo. Cuatro cuerdas, muchos bombos y más pedales … lo mejor para un sonido directo y rompedor… con un toque sucio y garajero pero que no machaca al oído y cómo no, te hace darlo todo. Con dos coristas que hicieron acto de presencia en alguna de las canciones de su nuevo disco, Mike Kerr cantó genial y no se despistó un segundo con todo lo que tenía que controlar… Otro concierto esperado que no defraudó.

9.- VIVA SUECIA (Granada, 23 de septiembre)

Uno de los grupos que más ha llamado la atención en los últimos meses en este país. Han llamado la atención y se han quejado mucho también de que siempre les asignaban los primeros huecos del horario en los festivales. Después de un primer disco producido por Paco Neuman y sobre todo de un segundo disco grabado en La Mina con Raúl Pérez y producido por nada más y nada menos que Carlos Hernández, estaba claro que iban a triunfar. Canciones como “Permiso o perdón”, “A dónde ir”, “Hemos ganado tiempo” y sobre todo “Bien por ti” suenan atronadoras y el público hasta lleva sus banderas de Suecia… esperemos que mantengan el nivel, dentro de unos años veremos :).

8.- ENRIC MONTEFUSCO (Aranda de Duero, 10 de agosto)

20686737_463477574019066_3840447137745731584_n[1]
Un lujazo de directo nos ofreció don Enric
Después de tantos años de carrera (fructífera y diversa) con Standstill se esperaba muchísimo de Enric Montefusco en solitario. En el escenario más pequeño del Sonorama tuve la oportunidad de verlo, donde cantó canciones de su disco “Meridiana” y un par de Standstill. Se acabó demasiado pronto su tiempo pero nos repitió un par más en falso acústico bajándose del escenario junto al público. Excelente. Gracias por las clases de flauta… gracias por las pelis de acribillar… y por los afluentes del Duero, ¡que te trajo a Aranda!

7.- RYAN ADAMS (Madrid, 7 de julio)

Ryan es un mito indiscutible. Presentaba un gran disco, “Prisoner”, compuesto después de un tortuoso divorcio y sin haberlo visto apenas por nuestro país ni de vacaciones por Marbella vamos… Verlo fue una tremenda fortuna y que cantara temazos como “Come pick me up”, “When the stars go blue”, “To be young is to be sad” más si cabe. Tenía pensado volver a verlo en septiembre en Dublín pero la cosa se torció 😦 Seguro que en teatro la cosa habría sido mucho más mágica.

6.- LA CASA AZUL (Alburquerque, 21 de julio)

La primera vez que los vi creo que pensaba que los 5 “componentes” de La Casa Azul existían de verdad. Guille Milkyway es un auténtico genio, un erudito de la música y está empeñado en transmitirnos lo que más nos gusta y se nota. Qué pena que en 2017 no haya salido el nuevo disco de La Casa Azul (suponemos que estará muy ocupado con sus menesteres en la academia de Operación Triunfo) pero de momento nos quedamos con un bombazo como “Podría ser peor” para este 2018. Este concierto fue en un festival dedicado a Los Planetas y por supuesto nos regaló unas versiones del primer EP de Los Planetas. En 2018 seguirá de gira, no te pierdas lo que seguramente será una hora y pico excepcional…

5.- CORIZONAS (Sevilla, 20 de mayo)

Sevilla en mayo a las cinco de la tarde. Suena taurino pero lo que empieza a sonar en el festival Interestelar es la sintonía de “El Hombre y la Tierra”, el programa de Félix Rodríguez de la Fuente. Quienes salen al escenario son los Corizonas, una unión de fuerzas entre Los Coronas y Arizona Baby. Al principio 20-30 valientes se ponen en las primeras filas (entre ellos mis amigos y yo) pero la personalidad magnética de El Meister y Cía. hace que en cuestión de minutos la gente que estaba en la sombra disfrutando una Cruzcampo (NO) se acercara para darlo todo. Gente de Valladolid y Madrid dando lecciones de calor a los del sur. Impresionante y merecedor de un hueco un poco más tardío… aunque El Meister se está acostumbrando a actuar pronto porque la gente no compra sus discos y tiene que cenar chopped todas las noches (qué genio).

4.- TEENAGE FANCLUB (Madrid, 21 de febrero)

Otro grupo que quería borrar ya de mi lista de pendientes. Demasiados años después de Shadows, Teenage Fanclub volvió a sacar un excelente disco. Fiel al mandato democrático del grupo, todos los miembros compositores del grupo acababa teniendo el mismo número de canciones en el álbum… y en el directo ¡no podía ser de otra manera! Un grupo de clásicos se esforzó en dar lo mejor de sí mismos y no se notaba nada que hace años que abandonaron la juventud. “Sparky’s Dream”, “Everything flows”, “Your love is the place where I come from” (por supuesto con su mini xilófono) y “The Concept” fueron las mejores para mí.

3.- LUIS BREA Y EL MIEDO (Madrid, 17 de noviembre)

Luis, Nacho, Lázaro y Jorge ya se han ganado un sitio de preferencia entre los grupos más respetables del panorama independiente de este país. La primera vez que vi el nuevo álbum en directo comprobé que Usted se encuentra aquí funciona tremendamente bien (qué pena que no fuera todo técnicamente bien en Córdoba 😥) y si lo acompañas con los temas -ya himnos algunos para nosotros, los fans- de los discos anteriores pues tienes un directo imperdible. La primera vez que las vaquillas resabiadas (como me dijo Jorge Martí Climent el año pasado) aparecieron en una plaza de primera categoría como la Joy Eslava dieron la sensación de ser unos auténticos vitorinos. Seguid así ¡por favor! Y cantad alguna vez “Yo soy tu padre”. No os cuesta nada ser amables… 😉

2.- INTERPOL (Madrid, 9 de septiembre)

Interpol vino a Madrid y por fin los pude ver. Lo hicieron con motivo del decimoquinto aniversario de su fabuloso primer disco “Turn on the bright lights”. La ambientación del escenario no pudo ser mejor (era LA PORTADA del disco) y creo que estuvo muy por encima de todo lo demás que vi en aquél Dcode (me perdí a Exquirla… no tengo perdón). Tocaron el primer disco en su orden de principio a fin y tres temas más de Antics, con un Paul Banks muy agradecido y hablándonos en un perfecto español, que ya sabemos que lo habla a la perfección. Espero que la próxima vez que vuelvan (en principio estrenan disco este año) no se dejen atrás ninguno de los temazos de su primer disco… o por lo menos que empiecen con Untitled, que es MÁGICA.

1.- LOS PLANETAS (Madrid, 7 de diciembre)

Mi grupo español preferido sacó POR FIN disco nuevo este año pasado. Tuve la ocasión de verlo CINCO veces y me quedo con la última, en el Palacio de Deportes (se cumplió por fin la profecía de Eric Jiménez cuando le dijo a J: “haz lo que te salga la p…, ya triunfarás… nos vemos en el Palacio de Deportes”). El vídeo no tiene pérdida…

Todas las cinco veces tuvieron algo especial: en Sevilla la primera vez que vi “Islamabad” en directo (temazo tremendo). En Alburquerque J hizo gala de su humor negro dijo eso de “Los Planetas en vivo, tan vivos como Miguel Blesa”. En Aranda de Duero fueron la tarta de cumpleaños del Sonorama pero no tocaron “Cumpleaños Total”. Al menos descubrimos la extraña habilidad de Checopolaco de hacer coros mientras fumaba. Y en Granada porque era su tierra, ¿no? El directo de Los Planetas este año nos ha dejado claro que les da exactamente igual lo que diga la gente de ellos, se creen los mejores (¡y lo son!) y harán lo que quieran. No pararán de decir que solo hacen flamenco últimamente y ahuyentan al respetable empezando con “Los Poetas”… A mí me seguirán encantando. Afortunadamente para los más puristas y para los que les dan sarpullido los últimos discos de los granaínos todos los conciertos incluían algún tema de los primeros discos o alguno de los olvidados… en Madrid sonaron “Prueba esto”, “Nuevas sensaciones” y para terminar “La caja del diablo”.

2018 promete. En lo que a mí respecta quizá no habrá tantos festivales como en 2017 por algunos compromisos pero merecerá la pena… Además se cumplen 20 años de “Una semana en el motor de un autobús”. Si no queríamos caldo de Los Planetas, pues dos tazas 🙂

Os dejo una microlista con una canción por cada artista de los que salen aquí, a modo de introducción…

The blank pages of my black notebook

¿Cómo termina algo que no ha empezado? La verdad es que por mucho que vas viviendo y observando, nunca dejas de aprender cosas de ti mismo, de tus fallos hacia los demás y de lo que le pasa a la gente que está tu alrededor. Hasta ahí podíamos decir que es lo normal, que no te puedes quejar de estar vivo y sufrir las consecuencias.

¿”Sufrir”? ¿Es esa la palabra correcta? No creo. Se disfruta en mayor o menor medida salvo que la situación sea tan triste y tan penosa que merezca la pena usarla.

Hace unos años (algo más de cinco) compré un cuaderno negro de tapa dura con gomilla para cerrarlo. De esos que en plena era digital vuelven a estar de moda, para apuntar vivencias y guardar dentro tickets de un restaurante, algún folleto doblado… no sé si es el uso apropiado. El caso es que no lo compré para mí, la idea era regalárselo a alguien especial que decidió no saber más de mí después de un tiempo.

Pues bien, el destino ha querido que después de un tiempo prudencial y varios reveses y varias candidatas lo inaugure yo. Porque ya iba siendo hora de tenerse algo en estima. Y no está nada mal escribir de lo fenomenal que me ha tratado Madrid desde que llegué el 31 de marzo de este año. Que quede bien reflejado para siempre en este blog o en ese cuaderno, al fin y al cabo (si el boli quiere) “escribimos cosas eternas”.

OJO: me he puesto a escribir porque la inspiración me ha venido gracias al temazo “The Black Notebook” de mis queridísimos amigos COLUMBIA. No dejéis de escuchar su trabajo “A Guide to Disappear (The Art of Disappearing Completely)”.

 

#LaFuerzaSexy On Tour 2015 (II): CPop Alburquerque “Quedémonos con lo positivo”

Vale. Lo reconozco. Esto de empezar una crónica anual por la segunda entrega es casi tan pretencioso como “Vivancos III” o “Yo hice a Roque III”, pero es lo que me sale. La primera entrega correspondería al concierto de los espectaculares Toundra a principios de mes en el Nocturama del que todavía no os he hablado demasiado. Tendremos tiempo en esta semana, lo prometo.

Cuesta salir de fin de semana justo después de trabajar… teniendo institucionalizada la cerveza y la copiosa comida de los viernes acompañada de la religiosa siesta, pero no me negaréis que es una alegría. Tocaba carretera bien acompañado por mi secuaz Javi Columbia y salí del trabajo a mi hora (que ya es decir) para llegar puntualmente a sus dominios. Llegué puntualmente pero no se salió a la mejor hora… en fin, era mi primer Contempopránea, ¡no podía salir todo bien! XD

Córdoba está a 318 km por la zona más corta, que es cogiendo una comarcal a la altura de Almendralejo. No se va en dos horas y media, no, se tarda un poco. Y encima dimos un poco de rodeo para que la ruta de la plata A-66 y la autovía de Extremadura A-5 fueran recorridas parcialmente por mi híbrido bólido amenizadas por temas inéditos y una selección de Madee y Luis Brea. Fabuloso plan excepto para la nevera de piscina y playa que perteneció por generaciones a mi familia (dos) y cuya asa de dos leyendas (abierto y cerrado) sufrió una limpia fractura ya felizmente reparada.

Alburquerque se presenta espectacular, como un pueblo de cuestas y casas pequeñas que me recuerda, por lo alargado, a mi querido Hornachuelos… pero ay amigos, Hornachuelos no tiene ese castillo.

Foto del castillo de Alburquerque y las vistacas desde cerca del escenario!!
Foto del castillo de la Luna de Alburquerque y las vistacas desde cerca del escenario¡!

La instalación fue sencilla, no encontramos mucha gente en la zona de acampada y ya no veríamos mucha más. ¡No había gente! Según comentan los viejos del lugar, la creación de un festival hermano en Badajoz ha hecho mucho daño a la cita. No entremos en mayores detalles… me pongo una camiseta de Súper 8, caminito hacia el pueblo (espectacularmente encalado y con unas seguramente asombrosas vistas -que me perdí- en un mini-barrio gótico alrededor del castillo de la Luna dentro de una muralla) y pulsera. ¡1996-2015: 20 años de pop! #SÍSÍSÍSÍSÍ. Pero antes, una foto por la que estoy agradecido y emocionado.

Equipo CPop 2015. Fotografía editada para que no se nos vean las faldas...
Equipo CPop 2015. De Podemos a Ciudadanos: Van Basten, Rijkaard, Van Persie y Patrick Kluivert de Barbate. Fotografía editada para que no se nos vean las faldas…

Además de esta delantera mítica que ni el mismísimo Quique González habría imaginado, contamos con la inestimable compañía del bueno del tocayo Ángel LAmenor y amigos. Pasemos a la crónica de los hechos. No vimos todos los conciertos por motivos familiares y porque la chavalería es humana y sana.

En sentido horario (que no cronológico): Cooper, Deneuve Feat. LHR, La Habitación Roja, Supersubmarina, Nosoträsh
En sentido horario (que no cronológico): Cooper, Deneuve Feat. LHR, La Habitación Roja, Supersubmarina, Nosoträsh

Nosoträsh: nos encanta el sonido que viene de Gijón y alrededores, pero personalmente no fui nunca demasiado seguidor de las que hicieron la segunda persona del plural un grupo de música. Con cariño y siempre con las ganas que se tiene de admirar a alguien histórico, las vi un poco fuera de forma pero se agradece su presencia. Nos regalaron una tímida pero sentida rendición de “Indestructibles” de La Habitación Roja… ¡el grupo que era homenajeado en esta edición del Contempopránea!

Cooper: mal contendiente en una batalla de bandas, sonó espectacular… más allá del empaque, sus canciones son carne de un festival como este.

Oh, ¡sorpresa! #1: en un festival dedicado a La Habitación Roja, con la presencia de La Habitación Roja y después de Cooper mucha gente se creía que el primer concierto sopresa iba a ser cosa de Los Flechazos. ¡Pero no! Le tocó a La Habitación Roja, que no por mucho ser los homenajeados se iban a ir de rositas. Currar en vacaciones, ¡qué cosas! Como siempre, fantásticos. Me rindo a sus pies. #SÍSÍSÍSÍSÍ

Supersubmarina: con un Chino afeitado (de estas que tu madre te ve después de un tiempo y le falta sacar la escopeta para que te afeites… ¿a que lo has vivido chaval?) y una elegante escenografía llena de su nuevo supersubbranding, para evitar que la gente sacara el móvil para llamar a sus ex parejas no nos deleitaron con Señora de las al “De las dudas infinitas”. Me siento incapaz de valorar su directo, como fan que soy, pero acabé la mar de satisfecho.

Deneuve: grupo cordobés, vamos, de aquí. Les tengo un respeto (sobre todo por temas como Tal como sentíamos entonces), que no una profunda admiración. No me hagáis nombrar al Sr. Lobo :). Un grupo pop con violín siempre es positivo y no me sorprende siempre que salgo la cantidad de fanáticos que tienen más allá de Alcolea, Cerro Muriano, Villarrubia y Fernán Núñez… Visto que ¡caramba! Si hace nada en Pamplona me comentaban que o no podían ver a El Columpio Asesino o directamente no les sonaba de nada. Nadie es profeta en su tierra XD

Hasta aquí la jornada del viernes. Nos dejamos lamentablemente cosas por ver pero por ejemplo al Sr. Stanich ya lo veremos por Aranda de Duero (esperemos).

El sábado amanecíamos temprano y con calor. ¿Nos vamos a la piscina? VENGA. Pero al llegar vemos que abre a las 12. ¿Estamossssss locossssss? ¿Qué hacemos? ¡Pero si en casi todos los pueblos abre algo antes! 😦 Luego realmente no abriría a las 12, pero eso eso… eso ya merece otro post. Una vez dentro llegaron las preguntas habituales: “¿te has bañado?” “¿quieres tinto?” “¿has comido queso?” “¿pero todavía no te has bañado? no te van a cobrar más eh…”

El lineup en la piscina del sábado après-midi “Pechuga’s Party” era claro: como cabezas de cartel teníamos a Litro de Gazpacho, La Sombra, Tinto en Lata DJ Set Vs. Reserva Valdepeñera y Estrella Galicia. Sin olvidarnos de bandas de lujo como Calamares en Salsa Americana Featuring Pan Bimbo. Lamentablemente los DJs acompañantes no eran demasiado buenos…

¿Qué dirías si aparece de repente La Habitación Roja en tu sábado piscinero?
¿Qué harías si aparece de repente La Habitación Roja en tu sábado piscinero? Estos chavalitos de delante se sentaron sin ocultar su admiración.

Más tarde vino el postre de categoría: La Habitación Roja en acústico sentadicos en un banco de picnic, como unos piscineros domingueros festivaleros más :). Muy amiguetes y dispuestos a tocar todas las canciones de su repertorio menos Eurovisión y alguna de Oasis o Los Planetas. Hubo lugar para el cante jondo de los asistentes y para innumerables #SÍSÍSÍSÍSÍ.

Después de una despedida forzosa gracias a la muy agradable presencia de una sirena de evacuación, tocaba acicalarse y prepararse para la última jornada nocturna del CPop 2015. Hablando con nuestras vecinas -entre las que estaba nuestra querida Chica MadMen– echamos un ratejo y ya medio asumimos que nos perderíamos a ¡Los Fresones Rebeldes! 😦 Mi buen amigo Zurdo estaría orgulloso…

En orden horario y no cronológico (con el cartelico de Próxima Actuación en el centro, la mar de chulo y animado): la chica que hacía entrevistas en mitad de los conciertos, el ambiente desahogado en la entrada del festival :(, un chaval whatsappeando las letras de Chucho, Joaquín Pascual de Mercromina y Neuman cantando el temazo "Tell You".
En orden horario y no cronológico (con el cartelico de Próxima Actuación en el centro, la mar de chulo y animado): la chica que hacía entrevistas en mitad de los conciertos, el ambiente desahogado en la entrada del festival :(, un chaval whatsappeando Alicia Rompecuellos de Chucho, Joaquín Pascual de Mercromina con sus cacharros de cocina y Neuman cantando el temazo “Bye Fear/Hi Love”.

Neuman: uno de los grupos del año desde finales del año pasado. No es poco. Lo pillé empezado pero me esperaba algo más de intensidad y que la gente lo diera todo… al fin y al cabo eran la apuesta juvenil de este sábado. Yo me quedé con lo bueno, para mí “Tell you” sonó fenomenal.

No estábamos muy finos (ja… ja…), nos fuimos a por un café solo con patatas alioli (only in Alburquerque) a la plaza y nos perdimos a Los Enemigos.

Mercromina: para mí el momento más emocionante de la noche. Nunca tuve la oportunidad de verlos en directo y si la primera canción que tocan es una tan especial como “La Gran Aventura”… ¿qué más se puede pedir? Pues más temazos… como ese “Ciencia Ficción”, que han reeditado con más ruido y más distorsión para envidia de los mismísimos My Bloody Valentine. O “Evolution” (no se podía resistir uno a gritar YO CONTIGO, AL FIN DEL MUNDOOOOOOOOO), o la preferidísima “En un mundo tan pequeño” cantada por la áspera voz de Joaquín Pascual. Un deleite para los sentidos de uno que ya no sabe si es popero ni rockero ni na de na… Me dejaron emocionado de principio a fin y tengo marcada su presencia con bolígrafo rojo en el Sonorama de aquí a tres semanas y poco… y si no lo impide nadie los vería antes donde fuese.

Chucho: otro favoritísimo entre crítica y público. Fernando Alfaro es muy grande y puede hacer lo que quiera en el escenario, con o sin camisa hawaiana de fuerza, siempre me parecerá bien. Yo soy más de Mercromina pero los temazos (menos Sal, ejemmmm) sonaron de fábula. Desde los más creepy (le doy copyright al Sr. Columbia por este adjetivo) como “El ángel inseminador” o “Perruzo” a los más happy como “Magic” o la mitad más bossanova de “Alicia rompecuellos”. #SÍSÍSÍSÍSÍ

Oh, ¡sorpresa! #2: pues sí, después de la actuación de Mercromina y Chucho, aunque los más cachondos apostaban por la presencia de los Sunday Drivers, Wilco (salió uno de los músicos de Pascual con un sombrero muy Tweedy) o la repanocha ultrapresencia de Abraham Mateo… pasó lo que tenía que pasar. SÍ, reunión temporal de los Surfin’ Bichos sin besitos ni abrazos y sin una aprobación abrumadora del sufrido y cansado público ni tan siquiera al “regalo” de la organización… qué cachondos estos últimos. Bien por los temazos pero se echó en falta el ángel y las ganas.

Mi primera edición del CPop de Alburquerque. Espero que no sea ni mi última ni la última. Gracias de mi parte a la gente que nos ayudó a pasarlo tan bien. Larga vida al Contempopránea y ¿por qué no? ¡¡A La Fuerza Sexy!! ¡¡Nos queda mucho festival y verano!!

Sonorama Ribera 2014 (y IV) – Todo lo bueno termina

El día no empezaba demasiado pronto. Las energías no es que empezaran a escasear… es que uno está acostumbrado ya a un cierto grado de confort y pasa lo que pasa. Coger la postura en una micro-quechua cuesta. Lo que pasa cuando lo consigues es que te conviertes en un tronco y no hay quien te despierte xD.

Todo un detalle para unas baterías tiesas
Todo un detalle para unas baterías tiesas

Después del timo universal de cargar un móvil por 3 euros (se me quedó al 79% de batería) salimos en búsqueda del sanísimo desayuno burgalés con pincho de tortilla. El detalle de los bares de Aranda es que la gran mayoría ponen unas regletas para que no dejes de twittear ni de subir fotos a Instagram sobre todo lo que pasa en el Sonorama Ribera. Yo puse una foto de mi pulsera y del Hospital de Aranda. Como podéis comprobar, me paso de indie >_<.

En la Plaza del Trigo pudimos disfrutar en primer lugar, un poquito, de Ricardo Vicente. A mí me tocaba hacer de buen hermano, hijo, sobrino y nieto y me puse a comprar vino, morcilla y chorizo de la tierra. Os aseguro que la recompensa y la sonrisa a la vuelta cuando vieron lo que traía bien merece la pena el camino cargado de cosas de 1500 metros al coche. Lo llego a saber y me traigo el carrito de la compra.

En la Plaza de la Sal comenzaba un poco el despiporre de pistolas de agua, aunque nada que ver con la Plaza del Trigo, donde ya estaban los Sexy Zebras. Cuando terminaron estos regresamos a la Plaza de la Sal y con un vino de la zona que parecía dulce pero luego nada vimos a S.C.R. Su guitarrista (Edu) tuvo un problemilla con la guitarra, felizmente solventado. Buen repertorio de rock clásico, con influencias del #mundoviejuno, de esas influencias rollo CCR o Lynyrd Skynyrd que tanto nos gustan.

Menudo follón se había formado en la Plaza de la Sal, por “sorpresa” (de sorpresa nada a estas alturas) de nuevo los Second y se congregó una gran multitud que disfrutó (parece ser, porque yo solo vi el final) de otro concierto memorable de estos murcianos. Y van… Al menos “Rincón Exquisito” fue excepcional, doy fe.

Hidratados en la Plaza de la Sal
Hidratados en la Plaza de la Sal

Después de la experiencia Plaza del Trigo, de vuelta a la Plaza de la Sal, a mojarse con un Djset sin Mac Book Pro. Indie a tope. Y sin sacar la cámara mucho, que luego se moja y hay que meterla en arroz… y no llevaba arroz encima. A comer algo, siesta y a prepararse para la última noche, ¡la última! 😦

La última “noche” empieza de día, a eso de las 19:40, con uno de los grupos qué más han llamado la atención en este año allá por dónde han pasado. Los Belako se presentaron en el escenario Ribera del Duero sin grandiosos medios pero orgullosos y preparados. También con su bandera palestina, las causas no se pueden quedar atrás. La música que hacen, un rock muy influenciado por los Pixies que se pone electrónico y se oscurece en ciertos momentos y hasta recuerda a Joy Division, no se corresponde en nada con su look. Muy muy correcto, que no se enfaden. Ella, la cantante, si me tiene que recordar alguien, es a Debbie Harry de joven, pero más guapa POR FAVOR. Y qué vozarrón. La bajista, muy metida en su papel y con una impresionante melena que no dejaba verle la cara apenas (fatal, porque es también preciosa). Con un repertorio entre inglés y euskera y recuerdos a los bilbaínos allí presentes que se estaban perdiendo el inicio de su Semana Grande. Sin lugar a duda, otro grupo a tener en cuenta en un futuro.

Imposible no enamorarse de Cristina de Belako
Imposible no enamorarse de Cristina de Belako

La historia continuaba en el escenario “el del logo de la Junta de Castilla y León”. La Juventud Juché saltaba como un grupo punk clásico, sin echarle muchas cuentas al público, cantando sus temas y tal. No estaba llenísimo el escenario pero en las primeras filas la gente estaba entregada y se dejaba llevar. Por supuesto un grupo de fans con camisetas y todo. Cuando estaba terminando el concierto ya estaban casi repletas las primera filas del escenario principal para ver a una de las figuras del cartel: Nacho Vegas. Compitiendo en inmovilidad en el escenario con las cantantes de los Fresones Rebeldes y Los Punsetes, N.V. arrancó con uno de sus mejores temas, objetivamente hablando: “Nuevos planes, idénticas consecuencias”. Como no podía ser menos, la legión de fans allí presentes (yo y tres más) lo vivíamos y cantábamos como si no hubiera un mañana. Durante la laaaaaaaaaaaaaaaarga sesión de no-hits de sus últimos dos discos la cosas se volvió algo anodina, hasta que llegaron los “Actores poco memorables”, “Cómo hacer crac”, “La gran broma final” o la imprescindible “El hombre que casi conoció a Michi Panero”. Ni se moverá mucho ni cantará bien pero Nacho cumple siempre y sus músicos (sí, León Benavente) son impresionantes… y los momentos “mítin” entre el concierto hacen que no sea algo típico.

Por allí llega Nachín con otra lúgubre canción...
Por allí llega Nachín con otra lúgubre canción…

Tras N.V. llegó un poco de movimiento con los maños Tachenko. El grupo del ex-Niño Gusano Sergio Vinadé, que me llamó poderosamente la atención en su época con un discazo como “Os reís porque sois jóvenes”, se presentaba ahora mayoritariamente con su “El amor y las mayorías”, válgame la “refanfuncia”. De este disco brilla enormemente la alegremente machacona “Dame una pista”, que en directo vale un montón, pero las otras… Hubo sitio para clásicos básicos como “Hacia el huracán”, “Escapatoria” o “Tírame a un volcán” pero no para “Compañeros del metal”, mi favoritísima :(. No obstante, un gran directo.

¿Cómo no te voy a avisar...?
¿Cómo no te voy a avisar…?

Corramos un es…tupido velo sobre el concierto de Duncan Dhu. Para olvidar el rollito country-pop-tranquilito. Sobre todo porque se olvidaron “Una calle de París”. En fin, no tenía cabida en un festival como el Sonorama ese año. Pero bueno, dio tiempo para rajar en Twitter, para beber cerveza y para comentar los conciertos anteriores y lo bien que nos lo estábamos pasando en Aranda… y lo poco que nos quedaba 😦

Volvía el baile y el buen rollo al escenario “secundario que no menos importante” con otros vascos: Grises. Pero no tan grises como los otros, se entiende. Y continuaría un ratito más tarde en el escenario principal con los australianos Cut Copy. Muy finos y elegantes, con una barbaridad de efectos de iluminación y de strobe-light (los B-52’s estarían contentos) nos dejaron boquiabiertos, como no podía ser de otra manera, con temazos ya universales como “Free your mind” y “Lights and music” (uhhh uhhh).

¿Cómo se llama el último disco de Cut Copy?
¿Cómo se llama el último disco de Cut Copy?

Después volvieron los Exsonvaldes con un setlist similar al concierto del viernes pero con un añadido que suelen meter en sus conciertos cuando vienen por España: una versión de “Enamorado de la moda juvenil” de Radio Futura. “Days”, “Guns” y “Let Go” son unos auténticos temazos pero sigo quedándome con “L’aérotrain”.

Uno de los conciertos más esperados fue el de los navarros El Columpio Asesino. Presentando su “Ballenas muertas en San Sebastián”, más allá de las ya conocidas “Babel” y el tema homónimo, tuvieron a la gente expectante ante la llegada de los hits “Perlas” y por supuesto “Toro” que… ¡oh sorpresa! Nos trajo a N.V. como vocalista en lugar de un ya exhausto Álvaro, batería de E.C.A. Y para más sorpresa… ¡¡Nacho Vegas se marcó un bailecillo!! Está claro que es un fenómeno.

Para terminar el Sonorama teníamos el concierto de Adanowsky. Nada nuevo que añadir a lo que ya habíamos dicho sobre él… menudo espectáculo se marcó. Todo un derroche vocal y de energía que, claro está, acababa en exigencias al público por parte de él y de sus coristas. Incluyó el show una rendición del guitarrista (buen cantante también) de “Jump” de los Van Halen y un morreo masivo de Adán a un 60% de las presentes en primera fila. Alguna se excedió y todo, ahí hubo lengua seguro XD.

Las coreografías de Adanowsky y los suyos, uno de los mejores recuerdos de la noche.
Las coreografías de Adanowsky y los suyos, uno de los mejores recuerdos de la noche.

Memorable, muy muy muy muy memorable este primer Sonorama. Fue muy triste (y larga) y solitaria la vuelta a casa, pero con un iPod y cantando las canciones duele menos.

¿Nos vemos en 2015? Esperemos que sí 😀