Mad Cool 2019: la pseudocrónica (II)

La segunda parte de esta pseudocrónica trae calor… mucho calor… ¡Y tremendos conciertazos también!

El viernes fue el día de más calor de la semana pero prometía un mayor conjunto de conciertazos después de la puesta de sol. Como en la siesta y en la piscina se estaba muy bien decidimos pasar de Sharon Van Etten y/o American Authors… No nos lo perdonaremos jamás.

Llegamos con el show de puro indie rock por parte de Miles Kane empezado. No pasaba nada, todo el mundo intentaba estar en las sombras salvo algunos incautos… muchos de ellos de nacionalidad británica, como si no tuviesen oportunidad de verlo por allí :P. Estuvo muy bien pero nos dejó con las ganas de un show junto a Alex Turner…

Casi sin tiempo de reacción comenzaba en el escenario “principal” uno de los dos grandes alicientes de la noche: The National. El mayor hándicap de este grupazo de Ohio es que no era nada sencillo defender tu disco más pausado e intimista en un festival con más o menos cincuenta mil personas esperando LOS TEMAZOS. Pese a todo, una sabia elección de las coristas (entre las que destacaba mi admiradísima Lisa Hannigan) y el acostumbrado buen hacer de los hermanos Dessner junto a la calidad de las canciones elegidas hicieron que una primera mitad del concierto se me pasara en un suspiro. La segunda parte empezó genial con Day I die y ya fue el despiporre total para Matt Berninger, que no pasaba por su mejor momento vocal (pobre Mr. November) y decidió entregarse a su público y profesar su amor por las cámaras. Eso sí, lo dimos todo con Graceless, por supuesto.

En el otro escenario y en directo para La 2 empezó como diez minutos después el concierto de los Smashing Pumpkins. Por cierto, he de hacer notar que algunos conciertos terminaron un poco antes de lo previsto y se hizo muy sencillo organizar la logística de cambio de escenario entre actuación y actuación. Quizá esto se deba a que no había tantísimos artistas por encajar en la tablilla horaria 😛 pero se debe agradecer.

El inicio de los Smashing Pumpkins fue acojonante, con esa Sarabanda de Haendel que te impresionaba también en Barry Lyndon, una de las obras maestras de Kubrick. Y ya si luego te entran esos tres máquinas de la música de los 90 pues imagínate :D. La elección del setlist fue muy apropiada, ya que nunca desentonan los (dos) temas nuevos si los metes entre clasicazos. Me resultan muy interesantes (la Pitchfork puede decir misa) Knights of Malta y Solara. No faltaron obviamente Bullet with butterfly wings, Disarm, Ava Adore, 1979, Tonight Tonight y Today. James Iha nos doró un poco la píldora y nos dijo que le encantó Madrid y tal… ya estuvo el año pasado, pero no lo vimos con el clásico bocata de calamares ni con su relaxing cup of café con leche in Plaza Mayor. Volved pronto, por favor.

Poco después tocaba el único momento en el que un grupo nacional pudo sacar pecho ante los mandamases del rock alternativo mundial en inglés. Estaba claro que ese grupo tenía que ser Vetusta Morla. Siempre nos sorprenden con algún cambio en las letras… reconozco que un poco más y se me va la Coca-Cola (sí, tenía que conducir después) para otro lado cuando escuché su referencia al flamante alcalde de Madrid… No quedó ahí su reivindicación, pues se mostraron manifiestamente en contra de la retirada de Madrid Central y también de la ausencia de grupos españoles en el cartel… por lo que no llegaron a hacer su acostumbrado remix de canciones de compis en el festival, pero Pucho cantó un poquito de “I wanna be your dog”.

Eso sí, no faltaron los momentos para tocar la fibra del personal: Maldita dulzura, Copenhague, 23 de junio, Consejo de sabios (no, el grupo de Mikel no es capaz de hacer una canción así… y lo sabéis) y Los días raros. Así como los más bailongos de su repertorio… Dieron una imagen espectacular y prometen mucho para sus shows de Cádiz y Granada.

La noche terminó con lo que quedaba de Wolfmother y La Vida Moderna.

El sábado comenzó TEMPRANÍSIMO (18:10) con un auténtico mito de la música del siglo XX como es Johnny Marr. Con temas de sus dos últimos discos, el single Armatopia y temazos de los Smiths y uno de Electronic nos demostró por qué nos cae bien de verdad: quiere a sus fans y quiere que seamos felices de verdad. Y dice que en Inglatera no todo el mundo es un puto gilipollas… y creemos saber a quién se refiere :).

Más tarde y en una inimaginable sombra pudimos disfrutar del relajante y apacible concierto de Cat Power. Lamentablemente, no nos ofreció nada más que Manhattan de su guitarrero Sun, pero nos dejó un poquito de Nude as the news en Cross Bones Style. Os dejo una peasssssssso actuación de la muchacha en los 90 en el “Lo + Plus” francés:

Muy “Lana del Rey” me dijeron que sonaba Chan Marshall… ¿No será al revés? ¿Quién fue antes el huevo o la gallina? Me dejáis sin palabras…

Por si nos habíamos relajado mucho venía justo después el verdadero huracán humano de este festival. Un torrente de voz y de simpatía llamado Beth Ditto (cambio de vestuario incluido, porque para diva, ella) que junto al resto de Gossip nos hizo movernos sin control alguno. Por favor, ¿¿¿¿quién no ha acompañado el oooooo ouhhhhhhhhouhhhhhhhouhhhhhhh de ese temarraco que es Standing in the way of control???

Más tarde llegó el momento intimista más maravilloso de la jornada con el concierto de Mogwai, que empezó muy fuerte con Take me somewhere nice, Jim Morrison y Hunted by a freak (¿¿¿qué se canta???) entre las cinco primeras canciones. No defraudaron y terminaron por todo lo alto con We’re no here!

El ruidoso concierto de estos escoceses no se vio afectado para nada por el otro ruidoso concierto (de Prophets of Rage) que estaba ya terminando en uno de los escenarios más grandes. Una pena que me lo perdiera, pero Escocia es Escocia…

Otros de los mayores representantes de las islas británicas de los últimos años es Robert Smith y para muchos de los que se acercaron al recinto del Mad Cool ver a The Cure era su mayor prioridad. Para lo que es un festival, un concierto de dos horas y cuarto es algo excepcional. Y he de decir que se me hizo de todo menos corto… fue mágico el dominio de los tiempos y de las canciones del setlist por parte de estos cinco magos… mención muy destacada al gran trabajo en el bajo de Simon Gallup, responsable también en una gran gran medida de esas melodías que rápidamente conocemos e identificamos como temas de The Cure.

Ya los vi en 2016 y sabía que mis favoritísimas no iban a faltar: A forest, High, Inbetween days, Pictures of you, The caterpillar… y por supuesto las cuatro más míticas: Close to me, Friday I’m in love (aunque era sábado… Robert Smith es adorable), Why can’t I be you y Boys don’t cry… Ya os digo si es adorable Robert que se quería quedar con todos nosotros, no se iba del escenario… ❤

Ya reventado después de dos horas y cuarto de The Cure y después de una visita al grifo de agua by the face empezaba la diva sueca por excelencia: Robyn. Lamentablemente no cantó nada de su experiencia junto a Royksöpp pero la colección de temazos fue cayendo uno tras uno. Vimos un espectáculo muy blanco y vaporoso (una sábana estaba ahí colgada y no sabemos muy bien qué hacía) y a Robyn moviéndose como nunca e incluso arrastrándose por el escenario con la elegancia de la que solo ella es capaz de hacer gala.

Ese final con Dancing on my own, Missing U, Call your girlfriend y la ENOOOOOORME With Every Heartbeat fue para mí el de Mad Cool 2019. Ha sido una edición que pintaba peor de cómo acabó. Habrá que darle un voto de confianza al Mad Cool. A ver con quién nos engañan para volver en 2020 🙂 Os dejo una lista con una canción de cada uno de los artistas mencionados en estos dos post… En cuestión de tres semanas, ¡¡SONORAMA!!

Mad Cool 2019: la pseudocrónica (I)

¡Menos es más! No es necesario un sold out para sacar pecho. Un buen cartel con algo de riesgo y una organización seria son motivos suficientes para darle un voto de confianza.

Un año más hemos sobrevivido al Mad Cool, el festival burbuja por excelencia. El que surgió de la nada llenando un vacío que nadie pedía llenar. El que se trajo a guiris random a hacer cosas de guiris a la capital de España sin un partido de fútbol de por medio. El que se hizo famoso en medio mundo por una cosa muy triste y el que nos ofreció la cancelación por sus c0j0nes morenos de los Massive Attack el año pasado.

La cosa no pintaba muy bien por una errática comunicación por parte del festival de las cosas más elementales como los medios de transporte, si se podría aparcar… Finalmente nos quedamos sin línea 8 de metro toda la noche y también sin aparcamiento de pago para la gente “normal” (no VIP). Parece ser que no fue tan mal la alternativa planteada por la organización/EMT de los autobuses lanzadera a Plaza de Castilla (aunque considero que dejar a la gente varada a las tantas de la mañana allí tampoco era la mejor opción) y los taxis y VTC a cholón. En el caso que me afecta, no tuve mayor problema en aparcar cerca del recinto 🙂

No sé muy bien por qué (por la paaaaaaaaaaasta, aprovechando el huracán Rosalía) se sacaron de la manga una fiesta de bienvenida de paganini (excepto para los admirados VIPs y los influencers) que sumó sobre todo por las intervenciones de Don Broco, Metronomy (un poco más y le da algo al señor Joseph Mount que ahí estaba con su sudadera y pantalón largo de felpa) y sobre todo al subidón de energía que aportaron The Cat Empire (un grupo que podría tocar después de las 12 perfectamente y no a la luz del día) y sobre todo Bring Me The Horizon. Estos últimos dieron nos ofrecieron un concierto cortito pero a la altura de las circunstancias. Lykke Li no brilló tanto como yo esperaba. La noche terminó pronto, sin mayores preocupaciones entiendo para las 30.000 personas que asistieron, no tuvieron problemas para pillar el metro u otros medios de transporte público.

 

sdr
Clásica foto del vaso del festival para dar un poco de envidia

El jueves comenzó por mi parte con el grupo americano La Dispute, en su primera visita a nuestro país, bajo un sol de justicia que no hizo amedrentarse a los de Michigan. Contar con ellos fue todo un acierto por parte del festival. Más tarde vino Lauryn Hill (que Iggy Pop me perdone), precedida por una DJ que no supimos muy bien qué pintaba ahí. Mereció la pena no abandonarla porque demostró que como ella hay pocas.

Sin tiempo para mucho descanso vino uno de los momentos más emotivos de la noche: la actuación de Bon Iver. Su apuesta por el folk clásico con toques electrónicos en directo realmente te llega al alma. Después mi idolatrado Noel Gallagher volvía a hacer las delicias de los fans de Oasis con lo mejor de su reciente discografía en solitario y seis temas de Oasis. Pelos de punta por supuesto con Don’t look back in anger y Stop crying your heart out. Tocó menos caras B que la última vez que lo vi, pero ahí estuvo Half the world away… que se ha convertido en una favorita para él, parece ser 🙂 Terminó versionando “All you need is love”, por si alguien no se había dado cuenta cuál era el grupo que inspiró a los Oasis… Por cierto: Rosalía? Who? What’s that? Cada día admiro más a este buen hombre.

La noche terminó con un impecable y animadísimo concierto de Vampire Weekend (siempre en diciembre bebiendo horchata) y el subidón de energía que te traen los Chemical Brothers.

Seguiremos con esta pseudocrónica en el día de mañana (como muy pronto) 😛

No more Miguelitos?

La neomegalomanía de nosotros los españoles y el “yo la tengo más grande que tú” nos ha hecho mucha pupa en los duros años de la crisis. Este fin de semana he ido en AVE a la excelente ciudad de Albacete y por tanto he tenido la oportunidad de visitar por fin la megaestación Vialia Albacete Los Llanos y os voy a dejar mi impresión sobre este modelo de estación de nuestro Administrador de Infraestructuras Ferroviarias.

La estación de Albacete está bastante cerca del centro pero no está precisamente en una vía principal de circulación. Además la ciudad ya goza de bastantes zonas comerciales muy cómodas y muy bien comunicadas. ¿En qué momento alguien decidió que era una gran oportunidad crear un nuevo centro comercial para la ciudad? Supuestamente todos los cálculos se harían antes de la desaceleración. El resultado por desgracia es una magnífica estructura pensada para convertirse en un nuevo área de referencia convertida en una caja llena de locales vacíos, con un cine, un puesto de revistas y prensa, una cafetería carísima, un gimnasio, una hamburguesería (la de los dos arcos amarillos), un Mercadona, una tienda de juguetes con menos futuro que el Toys’R’Us…

miguelitos
Say hello to my little friends!

Y se me olvida lo más importante: una confitería preciosa en liquidación por cierre que es el único local en el que puedes llevarte los famosísimos Miguelitos de La Roda.

Ahora voy a hablar de la dichosa manera en la que está ordenada la estación. Hay una entrada con un control de seguridad a una zona de espera que podríamos denominar “tierra de nadie”. ¿Por qué la llamo así? Porque si no tienes billete puedes estar ahí si quieres para ver cómo llegan o cómo se van tus familiares a través del cristal, pero no vas a poder hacer nada más…

Más adelante hacia la izquierda hay un control de acceso válido para todas las vías en las que te miran el billete y te dejan pasar… y ahí puedes volver a sentarte a esperar, si puedes. El siguiente paso sería salir a la calle con el frescor o el calor y seguramente bajar unas escaleras mecánicas o un ascensor porque muy probablemente no vayas a coger justo el tren que saldrá por la vía 1.

Bajas y te encuentras otra especie de vestíbulo, totalmente del estilo de las nuevas estaciones de ADIF, con sus pantallas de plasma gestionadas por un sistema en Windows que muy probablemente no funcionará… Y luego irás a tu andén nuevamente a pasar frío o calor. Afortunadamente tendrás otras pequeñas salas de espera climatizadas hasta que llegue tu tren. ¿Cuánto se gasta de más en aire acondicionado o calefacción por una distribución así?

¿Por qué se hizo una obra como esta? ¿Por qué no se contó antes del proyecto ya con una cartera de tiendas que rellenaran los espacios? Una obra así tendría y tiene sentido en una estación ya en el centro de la ciudad como por ejemplo la de Málaga pero aquí está claro que ha fallado. ¿No habría sido más cómodo una estación más pequeña con su área comercial acorde con las necesidades y una zona de espera más razonable? Está visto que a todos nuestros políticos les encantan las fotos y las inauguraciones de infraestructuras del copetín.

Ya veremos qué sucede con el tiempo y si en un futuro próximo sigue siendo posible comprar Miguelitos en la estación de tren de Albacete.

El 101, ese nuevo festival.

Hola a todos, después de tantísimo tiempo sin escribir en este blog (la última entrada es de 2011!!!). Suena a obvio decir que han cambiado cosas en mi vida, ¿verdad? Quien me conozca se sabe la historia, pero os lo resumiré diciendo que todo ha ido moderadamente bien. Y la salud y tal y cual, también, que es lo que importa.

A lo que vamos, unos amigos y yo nos fuimos el fin de semana pasado a Málaga de festival. Resulta que Andalucía últimamente anda un poco escasa de festivales de “fin de semana entero o más”. Tenemos el Territorios, pero últimamente el cartel está de capa caída. A principios de año se nos presentaba ante nosotros un nuevo festival en Málaga en la primera mitad del verano. “Qué atractivo”, es lo primero que podrías pensar. “Si el line-up acompaña, me compro el abono pero ya“.

En mi caso yo no lo veía muy claro, vi un cartel en un bar que frecuentaba habitualmente (y sigo frecuentando): el Versus de la Avenida del Aeropuerto y pensé… “esto me persigue”. Nos perseguía tanto que durante las cruces de mayo salió el tema en un tapeo casual y Ana, Antonio y yo decidimos ir. Después se sumarían más amigos.

Entremos en materia, ¿qué sucedió allí? Permitidme que lo cuente en primera persona. El viernes llegué sobre las 17 a Málaga, muy tranquilo y pensando que me perdía Triángulo de Amor Bizarro a las 19. Nada más llegar me confirman que la baja de última hora de The Struts movía su actuación a las 19:45. ¿Qué pasó? Finalmente y gracias a la maravillosa organización del transporte público hacia el festival (esperemos que el año que viene se mejore con el prometido Metro, que se inaugurará el 30/07/14, Susana Díaz mediante) llegamos justo cuando estaba terminando T.A.B. Otro año que no los veo :(. Nada más entrar, el primer palo: la pulsera es de plástico :P. ¡Con lo baratas que salen las de tela! En fin, a la crónica que vamos.

VIERNES

L.A. en el escenario “secundario” del festival

Entrando en el Estadio Ciudad de Málaga, mientras le digo ¡hola! al bueno de Manuel Cabezalí (Havalina) está empezando a tocar L.A., el grupo del mallorquín Luis Alberto Segura. Después de que sonara la bella “Dualize” comenzamos a explorar qué nos ofrecía la organización en cuanto a barras y demás necesidades básicas de festival. Y bien, después de dar una vuelta mientras terminaba L.A., tomábamos posiciones para ver a los Lori Meyers. Era la tercera vez que los veía y la primera que pagaba (la ocasión anterior fue en la Plaza de la Corredera, invitación a cargo de un Eutopía 2011 un poco tocado de muerte después del varapalo de Córdoba 2016), así que más les valía ofrecer un directo en condiciones xD. No decepcionó en absoluto, aunque flojearon seleccionando unas secuencia de canciones MUY PASTELOSAS entre las que no faltó la reina de la corona: “Luciérnagas y mariposas” (Cronolánea, 2008). Fue un gustazo, todo hay que decirlo, ver cómo disfrutaba la gente… era imposible no dejarse llevar y saltar y gritar las letras de las canciones más animadas de estos lojeños. Ah, apareció por ahí Anni B Sweet. Algo me dice que estaba cantado ahora que es la novia de… nadie se lo esperaba XD (por cierto, está guapísima en el último anuncio de San Miguel). Se hicieron de rogar con “Mi realidad” pero al final llegó, junto con mis favoritas “Explícame” y “Luces de neón”. Un buen concierto, para mí, sí señor.

¿Qué más vino después? Casi todo el mundo estaba ya esperando que llegaran los Franz Ferdinand cuando aparecieron Spector en la otra punta del campo. Reconozco que quería guardar el sitio para ver a los FF pero pude disfrutar en parte del directo de estos simpáticos ingleses, con su animada y dicharachera “Chevy Thunder”. Una pena, supongo que merecieron mucha más atención de mi parte.

Franz Ferdinand, quizá el mayor aliciente de todos los allí presentes, por supuesto no decepcionó. Consiguieron enlazar canciones nuevas y éxitos pasados, para que no decayera en absoluto el ambiente. No faltaron movimientos, bailes, saltos, gritos y demás con temas como “Take me out”, “Ulysses” y ya el despiporre definitivo con “Do you want to”.

Algo de gente abandonó el campo para guardar energías para el día siguiente. ¿Querrían ir a los conciertos de La Térmica? Yo no pude ir a ninguno, me hubiera encantado ver a Elisa Toffoli, por ejemplo.

Había que hacer una pausa para buscar algo para cenar (POR FIN) y mientras el caótico servicio de restauración allí contratado nos atendía, se podía disfrutar del directo de Havalina, que si no me falla la cabeza, terminó el concierto con su temazo guitarrero “Desierto”.

La noche se cerró por todo lo alto con los por momentos divertidísimos y también súper-cruciales (y ambientales) Rinocerose, o mejor dicho, Rinôçérôse, psicólogos en la vida real. Sonó genial el nuevo hit “Medicine” y también disfrutamos de éxitos instrumentales de antaño como “Le Mobilier”, imperdible.

DSC06327
Alex Kapranos, cantante de Franz Ferdinand

SÁBADO

El día siguiente, después del paseo por Málaga y el pescaíto frito revitalizante de rigor, tocaba volver. Se nos alargó el paseo (otra vez daremos gracias a la EMT malagueña) y nos perdimos a dos grandes grupos bailongos como Grises y We Are Standard, además de los Fila India.

Nos encontramos pues con la amiga Lourdes Hernández, más conocida como Russian Red. La antaño cabeza visible de la casa de discos cordobesa Eureka Records nos regaló un concierto que, sinceramente, no me parece que tenga cabida en un festival de verano. No fue nada malo, me gustan sus canciones, pero hay que reconocer que da un poco de bajón. Le siguieron los geniales rockeros instrumentales de Toundra, con unas influencias muy interesantes de mis idolatrados My Bloody Valentine o Mogwai, por ejemplo. Nada que envidiarles a estos últimos.

Después en el escenario principal tocaron los The Family Rain. No me desagradaron pero me llevo un recuerdo un poco escueto de ellos, nada musical: el pelazo de su cantante. Temples, en el escenario secundario, estuvo genial pero, oye, en el escenario principal me esperaba un grupo que en CD no me apasiona especialmente. En cambio, en directo Amaral me parece un grupo excelente, que gana muchísimo. Eva es un encanto con su público y su voz es increíble en todo momento. Aunque no cantaron mi preferidísima “Sin ti no soy nada”… Tomo nota y esperemos que en el Sonorama Ribera sí que la canten.

Una canción inédita: oportunidad inigualable para fotografiar a Eva Amaral.
Una canción inédita: oportunidad inigualable para fotografiar a Eva Amaral.

Después de la subida de la marea de Amaral vino la que, para mí, fue la decepción del festival. Black Rebel Motorcycle Club. Quizá porque esperaba MUCHO de ellos o a lo mejor porque estaba expectante por el siguiente concierto. Su directo no me pareció malo, quizá demasiado cercano al CD, por lo que a mí se me hizo un poco soso. Aunque empezaron con su hit estratosférico “Beat The Devil’s Tattoo” a la 5ª o 6ª les perdí la pista, pero afortunadamente escuché bien su “Spread Your Love” y después…

¿Qué grupo va a actuar aquí?
¿Qué grupo va a actuar aquí?

… después los Crystal Fighters se apoderaron de la noche. No era difícil porque la gente allí congregada estaba deseosa de moverse, saltar y gritar las canciones de estos hippies ingleses que se impregnaron (un poquito) del folclore vasco y decidieron internacionalizar un instrumento como la txalaparta. Me declaro fan absoluto de canciones como “At Home” o “Love Natural”, pero no faltó el despiporre (me encanta esta palabra) con “I Love London” o “LA Calling”. Destacar la ida de olla tremenda del guitarrista, que nos dijo que la luna llena era espectacular, y que para ellos era muy especial, por si no nos habíamos dado cuenta. Concierto impresionante.

Para cerrar el asunto, contrataron a unos DJs, sin mayores comentarios: la cosa estaba finiquitada ya. Felicidades a la organización (la misma del DCode) porque les salió bien el festival. Si vuelve a acompañar el line-up y todo eso… no creo que tengamos que buscar 101 razones para volver el año que viene a Málaga (¡esperemos que se celebre! ¡seguro que sí!).

Espero igualmente que nos leamos pronto, antes del siguiente 101 :P. Este mismo viernes voy a un concierto de Portishead (¡qué ganas!) y el mes que viene toca el Sonorama Ribera (¡¡más ganas todavía!!).

El festival “101 Sun Festival” debe su nombre al número de municipios de la provincia de Málaga: 101.

(Qué cosas)

¿Qué tal el finde? …pues en el EBE 2011

Ya que la entrada habla de una “cosa, reunión o congreso” llamada Evento Blog España habrá que “bloguear” sobre ella, ¡digo yo! Y sobre todo porque tengo una apuestilla con @GatoVolador a ver quién escribía algo antes xD.

Para mí, entre los eventos imprescindibles (vacaciones, cumpleaños, fiestas de guardar) de un año (y sobre todo por la fenomenal experiencia del año pasado) va a estar siempre el Evento Blog España. ¿Por qué? Te lo digo en una lista de la manera más breve que pueda:

  • La gente del 2.0: tienes la posibilidad de conocer a mucha gente de tu timeline de Twitter o de los blogs/podcasts que escuchas, que aprovechan la ocasión para formar una KDD a lo bestia. Es la excusa perfecta. Y muchos de ellos ya son casi tan amigos como los que ves todos los días.
  • Las charlas: oye, algunas molan un montón ¡eh! De las que vi en esta edición me quedaría sin lugar a dudas con la última, de Pablo Francisco Arrieta. Es un fuera de serie el tío, un auténtico “encantador de serpientes”, me mantuvo atrapado casi toda la hora y cuarto que duró su charla (aunque tuviera el TweetDeck y el portátil encendido…). Lástima que mucha gente estuviera resacosa y se lo perdiera.
  • Los artículos de cortesía y los regalitos: este año entre otras cosillas pusieron una máquina de yogur helado marca llaollao, en pleno auge de este producto (que como bien sabemos da nombre a la versión 2.2 de Android y últimamente se está poniendo muy de moda en toda España con la aparición de tiendas como setas).
  • Vivir Sevilla: pues a lo mejor no es mi mejor excusa, que la tengo a escasa hora y media de coche/tren barato… pero uno no pasea todos los días por la Alameda de Hércules o por la Plaza Nueva y a mí me encanta ver todavía banderas del centenario del Real Betis Balompié colgadas en los balcones. Además ofrece una oferta gastronómica a la altura de lo que podrías esperar y una oferta de ocio nocturno variada e interesante aunque quizá un poco dispersa (aunque lo he hecho, no a todo el mundo le gusta ir andando de Triana a la Alameda), en la que seguramente coincidirás con @RodriRox. Por no hablar de las frikadas como la foto que os pongo a continuación, que solo se pueden hacer en una cafetería que te ponga café en un vaso de cartón y le ponga tu nombre con un rotulador:

    Inquietante pedido de cafés de @guaca y un servidor
Pues si juntas todas estas cosas en un fin de semana por narices tiene que salir una experiencia inolvidable.
Este año han cambiado algunas cosas en el EBE que no me han gustado demasiado. En primer lugar el sitio en el que se celebraba: se pasaba de un estupendo hotel y centro de congresos en La Cartuja a un espectacular pero decrépito y casi abandonado antiguo pabellón de la EXPO ’92. Por muy cerca que estuviera tu hotel (el mío no estaba demasiado lejos) no era para nada la experiencia de bajar por el ascensor y estar ya en el plenario. La lejanía a lo mejor quedaría en un segundo plano si el lugar en el que se celebrara el evento brillara con luz propia, pero no: La Cartuja DESDE LUEGO no es ni un mal recuerdo de lo que era en 1992. Han desaparecido muchos de esos pabellones que nos dejaban con la boca abierta y el Pabellón del Futuro ya no está rodeado de ese bello paseo y el canal que llegaba al lago de los pabellones españoles (¡ahora solo hay hierbajos!). Y desde luego (pese al encomiable esfuerzo de la organización, todo hay que decirlo) el pabellón no tiene la calidez ni la calidad de las salas del Hotel Barceló. Ojalá vuelvan ahí el año que viene, este año no pudo ser porque lo tenía reservado Renault para lanzar sus modelos de coches eléctricos.
Algo bueno hay que decir de la organización: se lo han currado y han hecho que pese a las dificultades económicas el EBE de este año haya merecido la pena.
Yo, por lo menos, me voy con un estupendo sabor de boca. Quizá más por la gente: por los buenos ratos junto a mis compañeros de hotel @guidox, @ppdvd, @tuiter_and_hell y @elenamenorca… y también demás gente de Córdoba que no se quiso perder el EBE: @mernissi, @mikechapel, @adelita y@RafaelR eran ya fijos en el evento (¡a Adela creo que la he visto en una foto de la 2ª edición!), y @maeltj que se acercó a Sevilla con @gemasur el sábado. Por poder volver a ver a @jespejo89 y a la buena gente de la EPS de Linares: @JuandeMata, @JaimeLagares, @arrea2 y @jheras89. Por el antro de mierda con camarero serio y precios competentes que nos descubrió la linarense (y amiga de estos de atrás) @MariaPoyatos. Por poder conocer por fin a @mayapalmer y volver a ver a @ferdy182, a @Deimler y a @KetisDeimler (que venían de Cáceres). Por reencontrarme con gente de Barcelona muy relacionada con el mundillo Apple y el podcasting: @MemphisGrein y @TinaOteros (ella estrenando su nuevo proyecto Tina Cocina) ya estuvieron hace poco en Córdoba, pero a @LaBischita no la veía desde el EBE pasado y a las @torpesparatodo no las conocía. De Barcelona también vinieron la imprescindible @guaca (con la que hicimos el experimento de la foto de antes xD) e @IsaacFarre (que me trajo un llavero de la peña eurobética de Sabadell :P). También tengo que acordarme de las frikicharlas con @GatoVolador! Y bueno, por supuesto no puedo olvidarme de toda la gente de la #mepartoparty: los organizadores @pixelillo y @mmetafetan saben que su fiesta ya es una referencia donde no podían faltar @blogdebori@anaaldea y @oriateka… y también se pasaron @awera junto a @alfonsojc y una amiga de Pasadena (California). Ah, en la conferencia de clausura @kuikailer se cruzó el plenario para saludarme y un señor de la última fila le echó la bronca porque le tapaba la visión (y eso que Sergio no es Sabonis precisamente xD). Y por fin pude conocer a gente esencial en el timeline como @Jonipod, @Boqurant y @lau_ozfiz.
El domingo ya terminado el EBE tuve el honor de compartir mesa con @jsbalsera y coche con @PacoNavas para regresar a Córdoba. Fue un fin de semana espectacularmente TERRIBLE y APOCALÍPTICO (con voz de Pedro Piqueras, claro).
Seguro que me dejo a alguien… pero que sepáis que fue especial y solo por la gente MERECE LA PENA REPETIR (y repetiré). Y me volveré a llevar las llaves del hotel para la  colección :P.
El logo del EBE y yo con mi camiseta de autobombo. Foto de @mernissi

Y nada, mañana otra vez volverá el blog supongo que con la entrada típica/típica de la radio, hasta que me dé por poner todos los audios en un Posterous… 😛

Semana del 11/11/11

Por cierto, ¡creo que no me he comprado el cupón!

Señoras y señores, nos encontramos en una de las mejores semanas del año (para mí), la semana del #EBE11 que se inicia en la señalada y (¿por qué no?) friki fecha del 11/11/11. El Evento Blog España ha pasado de ser una pequeñita reunión de eminentes bloggers que compartían su conocimiento sobre las nuevas herramientas (hoy de uso muy cotidiano) a un evento más abierto, multitudinario y social en el que la principal meta de una mayoría de los asistentes (entre la que creo encontrarme) es socializar y conocer gente a la que lees y con la que interaccionas todos los días y más cosas… como por ejemplo la Me Parto Party 😉

También hay ponencias, talleres y demás… ¡va hasta Pedro J.! 😛 Una empresa cordobesa ha desarrollado un sistema para hacer check-in (esa cosa que nos gusta tanto) automáticamente con la acreditación del evento en todas las redes sociales al mismo tiempo y sin tan siquiera coger el móvil. El invento funciona de una manera similar al que se usa en las tarjetas sin contacto del transporte público, telepeajes, controles de asistencia ya que usa el sistema RFID. Este sistema suele utilizar un pequeño circuito de material conductor como antena de radiofrecuencia. En el caso del transporte público llega a ser tan fino que se puede introducir en una ligerísima tarjeta de cartón como la que os muestro aquí sobre la pantalla de mi ordenador para que podáis ver el interior (¡ni que fuera una radiografía!):

Tarjeta RFID del Consorcio de Transportes de Sevilla
Tarjeta RFID del Consorcio de Transportes de Sevilla

Pues ya está todo listo. La entrada al evento (15€) se compró el primer día que salió a la venta. Pocos días después se reservó un hotel muy próximo al lugar de celebración del evento y la zona de distracción y aireamiento. Ayer compramos los billetes de tren. Entre EBE, Alameda de Hércules, Starbucks, Texas Lone Star, Fnac, Metro de Sevilla, Triana, Demo Bar, Torneo, Flaherty’s, San Gil… ¡menudo fin de semana nos espera!

Y por supuesto, de lo que no pienso hablar es del TOSTÓN del debate de anoche, no, que está la hora de la siesta muy cercana :-). Mañana intervengo en una mesa redonda (a diferencia de mi colaboración habitual en la “Charla Intergeneracional”) en Radio Córdoba (Cadena SER) y ya expondré ahí lo que pienso sobre la situación actual y la campaña fuera del teclado 😛

Pero nada, lo importante, lo crucial, lo que vengo a decir es que el viernes… ¡¡A SEVILLA!!

Foto de la Giralda desde la calle Placentines. Me quedó chula, ¿no? 😀

Próximamente: #EBE11

Buenos días,

Pues nada, aquí me encuentro en la jornada “Meetup Córdoba WordPress”, en la Facultad de Ciencias del Trabajo. Hasta ahora los temas de las charlas han sido interesantes pero creo que el lugar no está lo suficientemente bien acondicionado para acoger a tanta gente con portátiles… y además se podría mejorar los medios audiovisuales (proyecciones y micrófono).

Menos mal que hay gente que NO PARA de retransmitir el evento mediante Twitter, supongo que se sentarán en primera fila y no se perderán nada 🙂

Sin embargo, en el EBE todo es distinto, al menos no hay problemas en los altavoces ;-D. Cada día falta menos para que llegue una nueva edición del Evento Blog España en Sevilla. Nuevamente tendremos una oportunidad para ampliar nuestros conocimientos, desvirtualizar a gente y ampliar nuestra red de contactos. La incógnita es si el nuevo lugar que acogerá las conferencias estará a la altura de un centro tan preparado para estos eventos como el Hotel Barceló Renacimiento.

De todas formas a mí (como imagino que le pasará a un gran porcentaje de asistentes) no me importa demasiado el programa de ponencias y charlas… lo importante para mí es la gente y sobre todo pasar un fin de semana inolvidable junto a gente que aprecias y lees todos los días :D.

Pues nada, mientras intento imaginar de qué manera puedo mejorar mi experiencia en el blog (ya, ya sé que escribiendo) me despido. A lo mejor (esto es muy improbable) en un futuro cercano os cuento qué tal me ha ido en estos últimos meses, sobre todo los momentos positivos (entre ellos mi “gira” por el norte :-P).

Hasta pronto 😉