#3findes3festivales (III)

Y aquí terminó el “reto” y la temporada de festivales 2019 😦

Y la larga y productiva temporada de festivales terminó en Granada. Maravillosa ciudad que he visitado en muchas ocasiones y a la que nunca te cansas de volver…

2019-09-20-23.26.01.jpg
Vetusta Morla nos volvió a encantar ❤

Mi relación con este festival es relajada. Me gustó hace un par de años pero no me gustó nada hace cuatro… El caso es que la vida y las cosas que pasan hacen que vaya cada dos años… ¿se romperá la dinámica en 2020? Ya veremos… Después de una visita a los sitios más típicos de tapas de la zona centro y pasar sin pararse demasiado por Bora Bora, llegamos a una abarrotada e improvisada zona de “acreditaciones” en pleno centro de Granada. Y de ahí para el festival…

Nos encontramos como ya era casi costumbre con los puestos de Cervezas Alhambra donde te grababan el vídeo blablablabla… nada, nos fuimos a aprovechar el 2×1 (hasta las 19) en cerveza mientras empezaban los jóvenes pero garajeros y granaínos Radio Palmer, con referencia al centro comercial Neptuno (WTF) incluida.

Terminaban y justo al lado estaban ya pactando (falseando suena muy feo) una entrevista de Andalucía Directo con unos chavales que seguramente no vean Canal Sur todos los días… Por supuesto, en el pueblo nos reconoció todo el mundo ¬_¬. Menos mal que ya había empezado la impresionante Carmen Boza. Impresionante en letras, voz y en actitud rockera, que también saludó en directo a la gente que estaba viendo este programa en la tele pública andaluza 🙂

Más tarde, Depedro, uno de los valores seguros en esta temporada de festivales, volvió a impresionarnos con sus mejores temas de los últimos años y también con alguno que ha hecho para Calexico. En el otro escenario Novedades Carminha nos ofrecía la dosis necesaria de cumbia y punk. Mezclada, no agitada. Y también el hit “Ya no te veo”, sin el local Dellafuente, que a saber dónde estaría…

Sin mucho descanso, Vetusta Morla nos volvió a ofrecer un magnífico concierto en la que es seguramente su gira más cuidada y efectiva, con las canciones que mejor funcionan en directo de su nuevo disco (la larga gira del año pasado en la que lo tocaban entero ayudó algo, imagino), los éxitos de siempre… y cómo no, la ya mítica y esperada interpretación de “El hombre del saco” con guiño a otros grupos participantes en el festival… y el emotivo final con “Los días raros” (que ya sale hasta en el final dramático de una de las series de mayor éxito del Netflix).

Los murcianos Second una vez más hicieron gala de una presencia increíble en directo, con Sean Frutos, que hace que todo parezca fácil. De forma parecida a lo que hicieron Vetusta, han tenido unos cuantos conciertos en sala donde han tocado su último disco de principio a fin y se han quedado con los auténticos pepinazos… terminando con “La suerte de tu piel” (tema escrito junto al presente, en otro escenario, Villanueva) y en el que el mismísimo Sean se anima a tocar la guitarra. El resultado fue un pelín caótico pero más que aceptable dentro del despiporre y el subidón natural con el que (casi) terminas el concierto. Digo casi entre paréntesis, porque un concierto de Second no está acabado sin que Sean nos diga que somos exquisitos… y desde hace unos meses, la última canción que tocan siempre es “Mira a la gente”.

Amatria empezaba y parecía que íbamos a vencer a la lluvia en esa noche en la que nos iba a caer la mundial (jaaaaaaaaaa) cuando caían las primeras gotillas… Pero una vez me enfundé mi chubasquero del Decathlon (para luego quitármelo) ya no podía dejar de pensar en todos mis amigos, que se llaman Cayetano, obviamente. Otro de los momentos míticos de la noche fue culpa de los Carolina Durante. Hicieron casi el mismo concierto que vienen haciendo en todos los festivales en este verano y que tanto nos gusta. Algo hay seguro en este mundo y es que Diego Ibáñez no es capaz de quedarse quieto encima de un escenario ni tan siquiera un segundo… justo lo contrario que Ariadna de Los Punsetes. La noche se cerró con un nuevo set de Les Castizos que seguramente fue mítico pero que abandoné al poco de empezar, para seguirlo en la fila de los taxis XD

mde
Escenario Principal

El sábado había que visitar el mítico Bar Soria, estaba claro… También estaba claro que tenía que llegar pronto al recinto para disfrutar de la rave cósmica y diurna en esta ocasión que ofrece el gran Martí Perarnau IV bajo el nombre de su megagrupo: Mucho. Con el subidón pasamos de una rave a otro evento menos eufórico gracias al cálido ambiente que consiguió la magnífica voz de Nina de Morgan. Agradecida, muy agradecida y emocionada, nos llegó al corazón.

Sin tiempo para recuperarse, Anni B Sweet acompañada de los Rufus T. Firefly (al menos reconocí a Julia y Víctor) empezó a cantarnos en español y a veces también en inglés… y luego aparecieron Lori Meyers para cantarnos “Dilema”, de su segundo álbum Hostal Pimodán. Entre ella e Iván Ferreiro tuvimos ocasión de presenciar algo que a lo mejor no tenía cabida en un festival así: Cupido. El autotune (qué harto estoy del autotune) de Pimp Flaco combina que no veas con el pop suave y en ocasiones un poquito ñoño que hacen sus compis. Si su primer disco se titula igual que la cinta de Kirk Van Houten, hay que tenerlos en cuenta.

Iván Ferreiro pues sí, se dio otro baño de masas, hizo un pequeño popurrí de clásicos del pop de los últimos tiempos y la gente cantó sus himnos, pero los platos fuertes de la noche estaban por venir. Zahara volvió a presentar sus temazos de los dos últimos discos, con subidón absoluto y dancing del personal en los dos últimos: “Caída Libre” (YOLAMOLA1000) y “Hoy la bestia cena en casa”, por desgracia sin el Test Voight-Kampff en las pantallas que tanto nos gustó en La Riviera y el Sonorama 🙂

No lo dimos todo todo y todo porque tocaba tomar posiciones para el directo más esperado de la noche, el de León Benavente. Las expectativas eran enormes, pese a un decepcionante concierto en Sevilla hace un par de años, las otras veces que los habíamos visto lo petaron. Pues en esta ocasión hay que decir que reventaron el escenario (con cortinas, como si fuera un programa de José Luis Moreno)… pese a ser el primer concierto presentando su nuevo disco, cualquiera lo diría. Sus nuevas canciones funcionan, vaya que si funcionan… En noviembre, en La Riviera, será la prueba definitiva para certificar que estamos ante el directo del año (que no del daño xD).

Cerraron la noche los chavales de La M.O.D.A., en estado de gracia y los Shinova que llevados por el carisma de Gabriel de la Rosa y los temazos de “Volver” (funciona mejor que el disco nuevo, es lo que hay) hicieron que se nos esfumara lo poco que quedaba de festival… que se cerró con una nueva y mítica sesión de los Elyella.

Así queda la lista del Spotify del reto #3findes3festivales. ¿Lo volvería a hacer? Seguro 😛

#3findes3festivales (II)

La segunda parada de este “reto” fue en la ciudad de Málaga, en un festival maravillosamente organizado

Pues al final he decidido hacer tres entregas, así que aquí va la segunda 🙂

 

 

dav
Foto de costumbre del reto #3findes3festivales ❤

2º finde – Oh, see! 2019: crecer y convencer

En medio de una DANA (la International no) tocaba celebrar la segunda edición del festival Oh, see! en su Sophomore Year. Después de una acertada primera edición con un cartel resultón, parecía que solo tocaba resolver algunos puntos negativos como ese escenario en una escalera (el que habría emocionado a Buero Vallejo) y esos cuatro puestos mal contados en los que algunos la comida se acabó a eso de las 23 horas…

La organización planificó un festival en el mes de mayo que tuvo que cancelar, sin una razón oficial. Afortunadamente recicló bastantes de esos artistas para septiembre. Y de la noche a la mañana el festival pasó de ser una tarde/noche de sábado a ser un evento de dos días.

El viernes desgraciadamente no pude ver ni a las Chillers ni a Morgan. La cosa comenzó con los Despistaos, con comentarios muy jugosos de algunas fans de El Canto del Loco allí presentes 😛 Tocaba reconocimiento de la zona y revisión de lo que era factible conseguir y lo que no en este festival (me refiero por supuesto a los artículos promocionales y legales…).

No comulgo con el chico malo por antonomasia del mainstream español, C. Tangana. Me parece que es un tío que tiene mucho coco y mucho conocimiento… pero no puedo con el autotune incluso para dar las gracias o saludar. Eso sí, he de reconocer que hay canciones que son verdaderos hits y que es normal que triunfen… pero bueno, para mí fue un tiempo precioso para acercarme a la zona de restauración.

Entre conciertos pudimos contar con la participación de Nita Deframe. La buena música no paró ni un momento… y justo antes del concierto de Sidecars sonó un chulísimo remix la que sería última canción de la noche… Del concierto del hermano pequeño de Leiva destacar la complicidad con sus compañeros de banda y con el público así como la concentración de los temas más emotivos al final, para alegría de fans y del resto del respetable.

La jornada del viernes terminó con un nuevo concierto de La Casa Azul, que repetía en este festival en un horario ostensiblemente mejor que el año anterior… pasó de actuar en media tarde a las una de la madrugada. El concierto fue muy similar al de la semana anterior en Madrid, con sus globos y esas fantásticas imágenes sobre las pantallas traídas por Milkyway y los suyos… pero con dos canciones más: “Ivy Mike” y “No más Myolastan”, eso sí, sin las imágenes del laboratorio farmacéutico de la gira anterior (a lo mejor no tenían tanta resolución). Destacar como siempre el buen hacer del ídolo Guillem Barceló en la batería y el magnetismo de Paco Tamarit en teclados y guitarras y magnetismo.

El sábado, después de un fantástico arroz con setas en Bar Jamones y Ferroviario en La Tranca había que correr un poco para ver a Airbag, uno de los grandes grupos de Málaga (concretamente Estepona), que no deja de regalarnos temazos para hacernos sentir más jóvenes. Su último disco Cementerio Indie, con algunas canciones más largas y alguna que otra concesión a la melancolía bien entendida, bien merece la pena un concierto en un formato más largo, en sala y con la gente saltando desde el escenario, como siempre ha sido un concierto de Airbag :). Entre temas nuevos y grandes clásicos, no podía faltar “Septiembre aún es verano”. Airbag es el cambio climático.

De un grupo con su último disco producido por Carlos Hernández Nombela a un grupo con el mismísimo Carlos en la mesa de sonido… Carolina Durante tiene la suerte de contar con uno de los productores más míticos de la música española en los últimos años, que tanto admiramos los fans de Los Planetas. Y bueno, algo planetarios son también Carolina Durante, que revientan cada escenario que pisan y son capaces de dar un repaso completo a su de momento exigua discografía en apenas 45-50 minutos.

Zahara presentó una vez más las canciones nuevas de Astronauta junto con éxitos de discos del pasado, en un concierto similar al de festivales anteriores. Por supuesto, el despiporre se empezó a gestar con “Caída libre” y ya reventó del todo con “Hoy La Bestia cena en casa”. Impecables todos, como siempre. Media hora después ocuparon su lugar los chicos de oro de Burgos: La Maravillosa Orquesta del Alcohol en una de sus últimas fechas de la larga gira de su disco “Salvavida (de las balas perdidas)”, que tantas alegrías les/nos han dado durante estos dos años.

Los fans de 091 acudimos a misa con la alegría de saber seguro que se vienen canciones nuevas de estos genios. Desde primera fila pude disfrutar de un nuevo concierto impecable, con la maestría de los Lapido, García, González y Ríos que hace que algo tan grande ya no sea ni noticia. Justo el día anterior conocimos el primer adelanto de su último disco y ¡¡ya nos lo sabíamos!! ¡Que llegue ya octubre, con su disco nuevo y su gira!

Algunos de los mayores cedieron su sitio a gente algo más joven para ver a los Love of Lesbian. Los que amamos sus clásicos agradecimos que los temas de 1999 fueran mayoría en el setlist y también que como de costumbre su directo fuera brillante y ameno.

La noche terminó con un tremendo concierto de Viva Suecia (¡18º concierto que veo de ellos!) en formato telediario cuando hay un partido de la selección. Sí, se hizo muy corto… pero no faltaron los dos temas nuevos. El cierre de gira del segundo disco de los murcianos nos encantó y estuvo cerca de ser accidentado porque siempre Rafa va al límite en su momento crowdsurfing y casi se obliga a renovar a Jesús Cobarro de Noisebox para otro mesecillo xD.

No hubo tiempo para más… las expectativas quedaron más que cubiertas y dejaron el listón altísimo para la tercera edición de 2020. Ya una cita obligada para los cierres de temporada festivalera 🙂

Vamos al grano

Pues os cuento así en modo telegráfico los últimos festivales de agosto y el del fin de semana pasado 🙂

Me he despistado estas últimas semanas y os he ahorrado el trago de leer mis pseudocrónicas de los últimos tres festivales… Así que comentaré rápidamente qué ha sido lo mejor de los festivales, los motivos para ir (casi todos extramusicales, no nos engañemos) y lo menos bueno.

sdr
Masha no se quiso perder el show del camarada Vegas

SONORAMA RIBERA (Aranda de Duero, Burgos – 07-11/08)

Los mejores: The Futureheads, Miss Caffeina, Chimo Bayo, Australian Blonde, Morgan, Depedro, Fuel Fandango, Berri Txarrak, Deacon Blue, Nacho Vegas, Carolina Durante, Zahara, Shinova y por supuesto LUIS BREA Y EL MIEDO.

Motivos para ir: gastronomía inigualable, el vino de la Ribera del Duero, gran ambiente en el pueblo al mediodía. Hay que vivirlo.

Lo menos bueno: llovió bastante el viernes. Que se acaba y tenemos que esperar un año para volver a ir.

dav
Que no mire más para arriba, que se Marea…

NO SIN MÚSICA (Cádiz, 15-17/08)

Los mejores: Marea (OMG), Vetusta Morla, Second, Turmalina, Fuel Fandango, The Electric Alley.

Motivos para ir: una excusa más para asomarse por la maravillosa ciudad de Cádiz.

Lo menos bueno peor: CRUZCAMPO.

2019-09-07-14.42.41.jpg
Este mediodía ellas cantan para míiiiiiiiiiiii

DCODE (Madrid, 07/09)

Los mejores: La Casa Azul, Viva Suecia, GERRY CINNAMON, Miss Caffeina, Eels, Amaral, Two Door Cinema Club (sí, Two Door Cinema Club). Alhambra Especial.

Motivos para ir: festival de un solo día en un sitio bastante guay con algunos nombres internacionales que no se suelen asomar.

Lo menos bueno: hacernos madrugar. El acceso como siempre bastante mejorable pero al menos sin las colas de otras veces. Sonido de cuatro duros para lo que te cobran por la entrada.

Two more festivals to go… y los dos con Alhambra Especial ❤

Oh, See! (13-14/09) y Granada Sound (20-21/09) y se acaban las vacaciones de momento… y recordad: SEPTIEMBRE AÚN ES VERANO

Los directos de 2018

Parece menterio, ya llevamos seis días de 2019 y todavía no ha caído ¡¡ningún concierto!! Salvo que vaya a alguno antes, el primer nombre de este nuevo año será Xoel López en Las Rozas, ¡a cinco minutos andando de casa!

Es una obligación moral repasar los (en esta ocasión) 20 mejores conciertos a los que asistí en este año pasado. Os cuento que mantengo casi diariamente una hoja de cálculo con todo lo que veo y voy comentando mis impresiones críticas o de fan… con el cambio de año hago resumen y aquí os lo pongo por orden, omitiendo grupos que se repiten por supuesto, para haceros más llevadera la lista XD.

Se quedan fuera sin merecerlo Zoé (tocaron tardísimo en Cádiz pero fue espectacular), Soleá Morente (radiante junto a Napoleón Solo), los Arctic Monkeys (pese a su controvertido giro artístico a mí me encantaron), Kasabian (mucho movimiento), Kokoshca (el batería lo dio todo), Dinero (se merecen lo mejor), Maga (grandioso concierto de fin de gira en el Ocho y Medio) y Código Vinagrio (un grupo que se merece actuar ya en una sala algo más grande presentando su nuevo disco).

Y sin más dilación aquí la tenéis:

20. Niños Mutantes (Sevilla, 18 de mayo)

Se presentaban los granadinos con la segunda parte de la gira de su décimo disco, en la que estrenaban el notable EP “Diez y medio”, que cuenta con una versión del poema de Rafael Alberti “A Galopar” con música de Paco Ibáñez. Con Alonso de Napoleón como otro mutante más y la amenaza constante de la lluvia nos ofrecieron un repaso de todo lo nuevo que ofrecían junto a temas clásicos.

19. Rival Sons (Madrid, 14 de julio)

Sin exagerar, Jay Buchanan es uno de los más grandes vocalistas que hay en el rock and roll americano. Se presentaron en un escenario modesto cerca de la zona de restauración y compitiendo con Depeche Mode al mismo tiempo. Y vaya que sí, Jay se lució como nunca. Hay que recordar el mítico paso de estos chavales por la sala Changó en mayo de 2016 (top 3 de ese año para mí)… no los veo beneficiados en un gran festival… quizá sí por la mayor audiencia pero su directo se desluce un pelín.

18. Arizona Baby (Sevilla, 19 de mayo)

Un año más Javier Vielba repite en esta lista. Puede ser que se haya ampliado a 20 para que repita, pero no es así… Nuevamente a una hora pésima (16:30) pero sin el sol del año anterior se presentaba allí como siempre, con sus historias, con su gran música, con el Señor Marrón. Tienen disco nuevo… si pasan cerca de vuestra casa no os lo perdáis.

17. Airbag (Madrid, 16 de noviembre)

Con la presencia inestimable de Alfredo Duro (¡¡al carrer!!) y el hype de haber hecho sold-out de dos noches en la Caracol los Airbag hacían sus dos últimos conciertos en Madrid marcados por un cambio de discográfica (se van de la multinacional a la indie, ¡qué cosas!), que nos traerá un nuevo trabajo en este 2019 (¡¡bien!!). Como siempre, un concierto marcado por los certeros guitarrazos de Adolfo y compañía entre el punk y el powerpop que terminó cantándonos sobre los cómics y los pósters pidiendo que dejáramos algo para el concierto del día siguiente…

16. Ángel Stanich (Córdoba, 26 de octubre)

El halo de misterio y alucinación que precede un directo de este extraño y adorable señor es mágico. Una persona que ha construido un nombre respetable gracias también a la ayuda de otro ser mítico y querido en esta casa como Javier Vielba, productor de su último disco. Allí me fui yo con mi bandera de Antigua y Barbuda. Presentando nuevos temas de un EP recién salido del horno y los de toda la vida (tampoco lleva mucho en activo pero se han convertido en clásicos) nos mantuvo muy entretenidos esa noche. ¿Cómo aguantar la espera hasta un nuevo concierto de este buen hombre? Por él hasta me mojé en primera fila ¡¡en Sevilla!! Mátame camión…

15. Nada Surf (Aranda de Duero, 10 de agosto)

Lo bueno se hace esperar y merece un lugar en las primeras filas (¡nuestra obsesión!). Tocaba celebrar los 15 años de un disco que quemé en mi Winamp en mis años universitarios: Let Go. ¿Quién no se ha sentido un poco Ted Mosby escuchando “Inside of love”? Moñadas aparte y con todas las puyas del mundo a Trump por parte del bajista Daniel Lorca, se tocó el disco entero y aún hubo tiempo de meter tres grandes hits como “Popular”, “Always love” y “Blankest Year”.

14. Ride (Madrid, 25 de mayo)

Después de la tormenta siempre llega la calma… y si en lugar de calma lo que viene es distorsión y el mejor shoegaze de los 90 representado por Ride molaría, ¿verdad? Pues presentando uno de los discos más esperados (21 años, casi tanto como Slowdive, que sacaron disco poco antes) y los grandes éxitos de los 90 como Leave them all behind o Vapour Trail se te olvidaba perfectamente que una hora antes te estaba cayendo encima la mundial mientras te cobijabas debajo de una mesa de Cervezas La Virgen (ahora usadas en su fábrica de Las Rozas).

13. Belako (Córdoba, 27 de septiembre)

El concierto de Belako mereció marcar el inicio de mis “vacaciones de otoño pero cuando es casi verano”. Era una de las últimas fechas de su gira “Render me numb trivial violence” y contaron con Mourn de teloneras y sus madres en primera fila. Nuevamente fue una descarga brutal de energía… no quemaron la sala pero porque nadie soltó combustible y la cerveza no arde¡!

12. Los Planetas (Málaga, 15 de septiembre)

¿Qué me ha pasado en este 2018? En un 50% de festivales me ha llovido… Lo de Los Planetas en Málaga fue espectacular y con un cierto “hype” (hacía 19 años que no pasaban por ahí, con lo cerca que queda de Granada) pero sobre todo por el tremendo chaparrón que cayó mientras tocaban “Un buen día”. Chaparrón que no amilanó a nadie, ni a J… aunque hubo algún problema muy puntual en el sonido. ¡Cosas del directo! Fue un concierto en el que se presentó “Zona Temporalmente Autónoma” y la única canción que sonó de “Una semana en el motor de un autobús” fue “Segundo premio”… una lástima que no haya sido más amplia la gira de aniversario de este discazo. ¿Qué nos tiene reservado este 2019 de Los Planetas? Por lo pronto un villancico junto al Niño de Elche en un supergrupo llamado “Fuerza Nueva”. Yo con este último soy muy crítico, me puede flipar (Deserto Rosso de Quentin Gas & Los Zíngaros) o lo puedo odiar (hay muchos ejemplos). Veremos…

11. Queens of the Stone Age (Madrid, 14 de julio)

Después de esperar casi en primera fila desde el concierto de Rag’N’Bone Man pues logré una digna posición frente a Josh Homme en el mejor pogo de mi vida. Además, el concierto acompañó… marcado por la lucha de clases en los festivales encabezada por el mismísimo Josh, que obligó a la seguridad a abrir la zona VIP para que pasara la gente (bien por ti).

10. Altin Gün (Madrid, 26 de mayo)

El sábado del Tomavistas fue más relajado y sin lluvia… pese a eso algunos vinimos preparados. Había escuchado poco a este grupo pero me fascinó su presencia folclórica y su música tan de otra época… tanto que suena muy moderno. Han acabado formando parte de listas de lo mejor del año y no me extraña. El bajo en muchísimas canciones es tremendamente adictivo y en el Tomavistas mereció la pena acortar la siesta para verlos en acción.

9. Johnny Marr (Madrid, 21 de noviembre)

El amigo Johnny (salió a saludar a los fans e incluso me hice una foto con él que pongo por aquí, perdonad mi cara por la emoción…) presentó su disco “Call the Comet” y tuvo tiempo de cantar un par de canciones de Electronic y un puñado de éxitos de The Smiths. Nos dedicó solo a nosotros “There is a light that never goes out” y cuando estábamos en la calle no paró de decirnos que nos metiéramos en un bar y cogiéramos calor. Ni que Madrid fuera Mánchester…

IMG-20181121-WA0011.jpg
No todos los días te haces una foto con un mito de la música… de ahí mi cara XD

8. Luis Brea y El Miedo (Madrid, 14 de diciembre)

Otro que no para de repetir en mis listas… ¡por algo será! El último concierto del año para mí fue uno de los más especiales. Presentaba su último EP “Supermariachi” y dio un sensacional repaso por toda su discografía. Y encima tuvo un ratito para hablar conmigo. ¡Un grande! Nos vemos en 2019 como muy tarde en el Sonorama ¿con un nuevo disco? Ojalá…

7. Toundra (Córdoba, 10 de noviembre)

Ya había visto a los Toundra en festivales, en recintos más pequeños pero también al aire libre, en el Palacio de los Deportes (llegaron allí antes que Los Planetas, Eric Jiménez fue todo un visionario)… la idea de ver a Toundra en una sala pequeña y recogidita como el Ambigú del Teatro la Axerquía me sedujo enormemente. La energía y el empuje de Esteban (sobre todo) y los suyos un poco más y me despeina en primera fila. Mereció la pena abandonar Madrid en el puente de la Almudena para verlos… y luego al terminar se me presentaron y yo que solo podía decir “lo sé, ya te conozco”…

6. Viva Suecia (Madrid, 13 de mayo)

Un concierto gratis en el que coincidieron abuelos, nietos, gente que no sabía quiénes eran esos Viva Suecia y muchos muchos indies. Ha sido uno de los grupos que más he visto en este 2018 y seguramente de mis preferidos a día de hoy… Tanto que este sexto lugar se me queda muy corto y para mí es casi como un primer puesto. Amar el conflicto (entonces solo se conocía como “Todo lo que importa”) sonó BRUTAL esta noche… y mereció la pena perderse el autobús de las 1:00 (p*to metro) por ver el concierto entero 😀

5. J. Ignacio Lapido (Córdoba, 16 de marzo)

Otra bajada a Córdoba más que merecida. Con la inestimable presencia de Jacinto Ríos en el bajo y otro grande como Raúl Bernal en los teclados presentaron los grandes temas de la carrera en solitario de este gran compositor, con la vista puesta en una más que posible reunión de los 091 en un futuro muy muy próximo…

4. Vintage Trouble (Aranda de Duero, 11 de agosto)

La música amansa a las fieras. Pero la música también puede levantar a los muertos… a lo mejor no literalmente pero la gente después de Izal en un Sonorama que daba sus últimos coletazos estaba bastante hecha mistos. Hasta que llegó Ty Taylor y puso a todo el mundo a mover el esqueleto… aunque el que más se movía era él. Y pese a todo lo que se movía, no se equivocó en una nota, no se le escuchaba respirar… Un prodigio que acabó por todo lo alto… en la torre de sonido y por encima del público desde dicha torre hasta el escenario.

3. La Casa Azul (Sevilla, 18 de mayo)

Último concierto de la noche del viernes en el Interestelar en el que hubo tiempo incluso para un pequeño bis: “Como un fan”. Termina otro año y sigue sin salir el nuevo disco de La Casa Azul (“La Gran Esfera” ya parece “La Gran Espera”)… pero vamos, que también estamos esperando el nuevo disco de Portishead o Los Centellas y sale el sol cada día.
En lo referente al concierto, reseñar la inclusión de dos temas nuevos ya sobradamente conocidos por todos (“El momento” y “Ataraxia”) y una de las últimas apariciones de “Chicle Cosmos” en los festivales… Esperemos que en este 2019 no deje de aparecer La Casa Azul por nuestros festivales y lance ya por fin su nuevo disco.

2. Mercury Rev (Madrid, 19 de septiembre)

Otro grupo que se hizo esperar muchísimo. Era la gira del vigésimo aniversario de su disco “Deserter’s Songs”, que supuso un éxito sin precedentes y que ni ellos mismos se esperaban. Jonathan Donahue, Grasshopper y los suyos se presentaron en el coqueto Teatro Lara y nos tocaron el disco entero además de una maravillosa versión de “Here” de los Pavement. En definitiva, un concierto que significó muchísimo para mí y del que hablaré a mis hijos… y mis nietos si mi vida de estrella del rock’n’roll me permite conocerlos xD. Un concierto que sería mi preferido del año si no llega a ser por la burrada que viene a continuación…

jonathan_donahue_madrid_sep18.JPG
But you forget, how the song goes, and tonite it shows…

1. Nine Inch Nails (Madrid, 14 de julio)

No intimides a Trent Reznor que te puedes llevar la hostia del siglo. ¿Tú has visto ese brazo? Más allá de este comentario que no tiene nada que ver con la música que hace el ganador de un Óscar por la banda sonora de “La Red Social” junto a Atticus Ross (hoy en día parte de su banda), hay que reseñar el tremendo conciertazo que hizo olvidar por un momento la pésima organización del festival Mad Cool (por no hablar de lo de Massive Attack, ni perdono ni olvido) y que nos dejó con un grandísimo sabor de boca. Afortunadamente se centró más en sus temas más míticos (sonaron tres de su nuevo disco) e incluso se atrevió a cantar “I’m afraid of Americans”. Muy mítico todo. Removieron las conciencias y los huesos de los asistentes con temazos como “Closer”, “The Hand that Feeds” o “March of the pigs”. Para remover corazones quedó “Hurt”, por supuesto.

¡A ver qué tal se presenta este 2019 de conciertos! Os dejo con una lista de una canción por cada artista aquí reseñado, por si os da por explorar nueva música o algo 🙂

Oh, see!: la pseudocrónica

Cuando empiezo esta pseudocrónica estoy viendo en la tele este peassssssso vídeo del grupo mexicano Zoé, que no tiene nada que ver pero me gusta compartirlo:

Pues sí, el sábado pasado tocó bajar a Málaga a disfrutar de la primera edición de este festival organizado por los responsables del “En Órbita” que se celebra en Granada para San Isidro, más o menos.

Después de una previa de categoría en el bar “Jamones” (que ocupa el local del antiguo Bar Jamón) tocó coger el autobús nº 20 para ir al recinto. ¿Que hay que esperar 16 minutos para que llegue el autobús? ¡Pues dos cañas de San Miguel! ¿Cuánto cuestan? ¿Dos euros? ME QUEDO A VIVIR AQUÍ.

nor
Dadme Alhambra y seré feliz

En el lugar elegido para la celebración (el Auditorio Municipal) todavía quedaban algunos carteles del concierto estelar de la semana anterior, el muy feminista y amante de composiciones clásicas y barrocas Maluma… En tres o cuatro canciones del artista que estaba terminando cuando entramos (Amatria) ya tienes casi toda la variedad de vocablos usados en la extensa y prolija discografía del mencionado cantautor colombiano XDDDD.

Después de la recogida de vasos, fichas y demás… Carlos Sadness una vez más. Como siempre, mi atención puesta en Honolulu y Amor Papaya. Mientras tanto, hubo tiempo para el postureo máximo y para aparecer en el Twitter de mi marca de cervezas de referencia: Alhambra.

El outfit, ya que nos ponemos, no era demasiado nuevo… camiseta de 2014 de Pampling y vaqueros negros del C&A de vaya usted a saber cuándo. Perdonadme que hable sobre ropa y/o moda en este espacio pero considero curioso al menos mencionarlo. ¿Por qué? ¡Porque iba a estar todo el día lloviendo! Y caramba, lo que caía era un sol de justicia. Yo me dije… pues me pongo lo más antiguo que lleve en la maleta :p

Después y con la gorra del Sonorama Ribera ya en la cabeza vino un clásico como Coque Malla, que me sorprendió con una versión de “El equilibrio es imposible” de Los Piratas. Por supuesto, no faltaron las clásicas… faltó, eso sí, “Me dejó marchar” con Ferreiro (que andaría por allí).

Las pantallas ya típicas de La Casa Azul hacían acto de presencia y casi no se veían porque el sol seguía triunfando sobre la DANA. Como ya nos podíamos imaginar y como vienen haciendo en los últimos meses nos ofrecieron otro directazo impecable. No faltaron los temas míticos como “No más Myolastan”, “Superguay”, “Sucumbir”, “Esta noche solo cantan para mí”, “Cerca de Shibuya” y claro está: “La Revolución Sexual”. Esperamos el nuevo disco de La Casa Azul para el próximo puente, más o menos. Que no se retrase más, please. Como ya cuarto aperitivo en unas horas podremos disfrutar de “Nunca nadie pudo volar”, aplicación a la vida real de la historia de Franz Reichelt, ese señor que se tiró de la Torre Eiffel con unas alas que se hizo y no le fue demasiado bien. Otro temazo más y ya van…

Después, Iván Ferreiro nos presentó su nuevo álbum “Casa”. Un concierto muy similar a los vividos en los últimos meses, pero sin colaboraciones 😦 Volvimos a escuchar “Años 80” y (oh, sorpresa) “El equilibrio es imposible”. No me quejo, es un tema que nunca cansa. Y cómo no, acabó con “Turnedó” con un poquito de “Diecinueve” de Maga.

Después de un par de minigintonics de Tanqueray Seville (¡está tremendo!) vinieron Los Planetas. Que tienen un par de huevos muy gordos, pero ellos pueden hacer lo que quieran. Es el año del 20º aniversario del que (para mí no pero casi) es dicho por todo el mundo su mejor disco y siguen presentando el que sacaron el año pasado xD. Los iniciados hace poco en el incomprendido mundo planetario agradecieron seguro que empezaran con Islamabad y no con Los Poetas o alguna de esas densas que tanto les gustan de estos últimos años de carrera. Los tienen muy gordos porque tocaron seis canciones del último disco y una sola de “Una semana en el motor de un autobús”. Cerca del final del concierto cayó un tremendo chaparrón que hizo que bailar y disfrutar “Un buen día” fuese una experiencia casi mística para los allí presentes… fallito del sonido incluido. Quien fuese estuvo rápido para rearmar el cacharro. En fin, parece ser que estos tíos han cogido carrerilla, van por los escenarios sin altibajos y han recuperado para el setlist grandiosas olvidadas como “Prueba esto” (muy mítico ese videoclip con Juan de Pablos haciendo de cura) y “Nuevas sensaciones”. Que no nos dejen nunca.

Después, una visitilla a la zona de Food Trucks a ver qué se cocía por ahí (jaja…). Lamentablemente, algunos habían cerrado, ¿por problemas técnicos? ¿Se les había acabado la comida? Averigua… Quesadilla en mano y Sidonie. “El peor grupo del mundo” y uno de los más criticados en los últimos años por abandonar esa deriva psicodélica de sus inicios por el pop (de categoría, a mi juicio). En mi opinión nos siguen dando canciones memorables con letras muy jugosas y llenas de crítica y guasa como “Maravilloso”. No hay manera mejor de hacer crítica al chanchullo inmobiliario de los apartamentos turísticos y el empeoramiento de nuestra calidad de vida que con música.

Para terminar… el despiporre en confetti, tiras de papel y pelotas de plástico vino acompañado de temazos y de Elyella. En una hora quizá demasiado decente, pero ¡habíamos empezado muy pronto!

Con la mejor compañía posible (esos guapísimos chavales que salen conmigo en el tweet de Alhambra), está claro que se repetirá. La organización del festival estuvo genial: no nos tuvimos que acordar de ellos en ningún momento. Buena señal.

Aquí se acaba la temporada de primavera/verano de festivales. Nos vemos en próximas entradas de este blog, muy pronto 🙂

Sonorama Ribera 2018: la pseudocrónica (II)

Como continuación del post del miércoles, que nos quedamos en el viernes del Sonorama de este año. Nos quedan el sábado y el domingo… ¡que pasó de todo! Vamos a repasarlo.

El sábado comenzó bajando a las entrañas de Aranda de Duero. ¿Sabíais que su subsuelo está jalonado por una gran cantidad de bodegas? ¿Y sabíais que con el abono te permiten bajar el sábado y te regalan un vaso de vino, morcilla y chistorra (y otras cosas dependiendo del sitio)? Pues nada, sin habernos metido nada para el cuerpo fuimos a ello, debajo de la casa de la cultura y muy cerca de la Plaza del Trigo.

Después tomamos posición en la Plaza del Trigo porque a las 14:00 venía uno de los platos fuertes de la plaza: Carolina Durante. El ambiente estaba caldeado porque había muchíiiiiiiiiiiiiisima gente. Este año se estrenaba una nueva política de control de accesos que funcionó bastante bien y por supuesto lo que no faltó fue la gente de Protección Civil con las pistolas de agua de las máquinas Karcher.

nor
Si no sales empapado de la Plaza del Trigo es que no has estado

Tras una actuación corta que nos dejó ganas de más (a ver, tampoco es que tengan horas y horas de repertorio) no dejamos de maldecir al maldito lolololo y ya sabíamos todos de sobra que “Florentino paga bien” (¿dónde mandamos el CV?) nos llegaba una fabulosa notificación al móvil que nos decía que la sorpresa a las 15:00 sería ¡¡LORI MEYERS!!

Después de la experiencia cuasi fatídica del año anterior, en la que los lojeños nos ofrecieron un fabuloso concierto pero NADIE se sabía Ham’a’cuckoo (¡¡¡!!!), me esperaba lo peor: un par de canciones de Viaje de Estudios en las que nadie las siguiera o yo qué sé… Afortunadamente para la fiesta fue un recorrido por cinco o seis canciones de los últimos discos acompañada de una lluvia de flyers anunciando el concierto en el Palacio de Deportes de la Comunidad de Madrizzzzzzzz el 29 de diciembre (va a ser que no interrumpo mis vacaciones de Navidad por ellos, lo siento en el alma).

Sin esperar que se vaciara demasiado la plaza buscamos un sitio dónde comeeeeeeeeeeerrrrrrrrrrr y nos encontramos con #gentequevienealSonoramaytecuentasuvida mientras tomábamos unas Alhambra en el bar de referencia del año pasado: el Revolver Saloon. Y luego todo fue una sieshhhhhhta.

Estos hijos de fruta con los que fui (Jaime y Juande) se quedaron durmiendo pero yo me fui después de un leve pero necesario descanso hacia el recinto porque a las 19:40 tocaban Maga y yo tenía una necesidad muy imperiosa de verlos (porque soy muy muy muy fan) y de verlos en primera fila. Me puse un poco nervioso porque un autobús de los que iban al recinto se me fue en los morros casi literalmente y ya eran casi las siete de la tarde. Está claro que con el solano y tal pues habría tortas por estar de los primeros viendo a Maga. No me equivocaba:

nor
Aquí, luchando con la multitud por la primera fila

Maga, que dio un conciertazo en el que no faltaron ni “Medusa” de su primer EP (amor ❤ infinito por este tema) ni por supuesto “Agosto esquimal” (inspirada seguro en las nada tórridas noches de agosto arandinas), ni “Diecinueve”. Tras Maga vinieron los Sidecars y la consabida visita al puesto de comida asiática. No he comido allí otra cosa que no fuera el clásico pad thai vegano (por algo estamos en vegano)… nos dio tiempo a ver un poquito también a Los Punsetes y el enésimo outfit raruno de la amiga Ariadna.

Después y con algunos problemas técnicos que entiendo lo retrasaron vino uno de los grandes: Xoel López. Con todo el amor del mundo hacia el Sonorama y todo el mundo allí reunido cantó canciones de sus dos últimos discos sobre todo y nos ofreció “El amor valiente”, que no entró en el setlist de su última visita. No, no sonó “Que no”.
Justo después de Xoel vino la marabunta que quería ver a Izal. Yo los ví, sí, pero desde la distancia e hinchándome a palomitas de maíz ❤ en el puesto de Euromaster.

¿Qué tal Izal? Pues como siempre. De hecho todo bastante igual a lo que vi en Cádiz pero un poco más lejos. Y lo que dijeron espontáneamente pues vino a ser justo lo mismo que dijeron en Cádiz. Cuando se me acabaron las palomitas me dio tiempo a ver un poquito de la prueba de sonido de Arizona Baby, ellos sí que me flipan…

Después de la banda del Meister y el Señor Marrón vinieron los Dorian tras su desafortunada visita el año anterior en la que no funcionó nada. Por supuesto se recitó Arrecife (jajajaja mi colega Zurdo odia esta canción). Presentando su nuevo disco “Justicia Universal” y con un set algo más corto que en Cádiz en el que lo único que echamos en falta fueron MÁS PAPELITOS. Sin lugar a dudas darlo todo mientras suena “La tormenta de arena” (uno de mis himnos) y la tormenta que estás viviendo es de papelitos es una de mis cosas preferidas, últimamente. Además ya si cierras con “Los amigos que perdí” (saludos a Jaime Bayly), un tema del que siempre me fascinó ese estribillazo que es una pasada.

Justo después de Dorian y una salida en tropel hacia vaya usted a saber dónde (muchos a Nunatak) nos acercamos al escenario pequeño a reponer y mientras tanto empezaba Ladilla Rusa. Por supuesto grabé el momento Macaulay Culkin en el que se infiltró la voz de la camarera y la mía propia… Y más tarde llegó uno de los momentos estrella de toda la edición: Vintage Trouble. Nosotros veníamos avisados de lo que significaba un concierto de estos señores pero a mucha gente les pilló de sorpresa.

img_20180812_0240181.jpg
Los baños, ahí al fondo a la derecha…

Similar a lo de Cádiz unas semanas atrás pero con más gente y más metidos en la fieshhhhhhhta. Por supuesto hubo su poquito de subida a la torre de sonido y el crowdsurfing final en el que un poco más y se nos cae.

Por nuestra parte el sábado acabó aquí. El domingo empezó con el desayuno de los campeones (birra y bocata de jamón un servidor) y El Meister dándolo todo en una Plaza del Trigo menos llena que el día anterior. Entre que ya se había ido mucha gente y otra estaba todavía durmiéndola después del lío de Nancys Rubias y Hot Chip la noche anterior… Después del Ilustrísimo Sr. Vielba y tras una breve visita al grandioso Ricardo Lezón vinieron los chavales de Cala Vento. Hay que ver la que son capaces de soltar con tan solo una guitarra y una batería. Son espectaculares.

La sorpresa del domingo (fecha en la que Xoel López cumplía 41, pero no le regalaron actuar en la plaza como en 2013 creo recordar) fueron los Varry Brava, que venían en plan after seguro. Esta gente son la fieshhhhhhhhta. Hubo un poco filtración de setlist en el sitio en el que nos quedamos (el chaval que estaba poniéndolo nos lo enseñó sin querer) y lo dimos todo en una relativa sombra. Y más tarde, tras una visita corta pero fabulosa al Lagar de Milagros (lugar de peregrinación obligado siempre que toca pasar por la zona) nos fuimos a la zona de acampada para disfrutar de los últimos (ya sí que sí) conciertos de la edición¡!

En un escenario/camión muy bien montado vimos en primer lugar a la banda multinacional (con un chaval de Dos Hermanas) Carmen Costa, con una afluencia de unos escasos 30 o 40 espectadores en unas condiciones bastante deplorables. Más tarde vendría el genuino y animoso Josete Villanueva en uno de sus últimos conciertos de su gira Zoo para dos (ya lo vi en Córdoba y Sevilla) que animó a bastante gente que estaba allí a la expectativa. Resulta que había un par de conciertos sorpresa (a las 21 y a las 22)…

Durante el concierto de Anaut (que molan mucho) llegaron un par de furgonetas con bastante secretismo. Una de ellas era una Mercedes enorme. Pocos minutos después llegó una notificación diciendo que para las 21 tocarían Julieta 21 (anda, jajajaja, qué coincidencia…) y TABURETE.

Screenshot_20180812-203301[1]
¿Qué hemos hecho para merecer esto?
¿CÓMO? Salimos corriendo. No se me ocurre otra manera peor de terminar un festival que había estado muy bien organizado y que había aprendido de los errores del año anterior. No obstante, para el año que viene creo que han tomado nota de cosas que mejorar y es posible que les preparen un recinto un poco más grande para acoger a tantísimo fan de los festivales… Nos veremos allí, si Dior quiere y lo contaremos. Os dejo con la lista actualizada con los nombres que aparecen en este post (excepto uno, tabureteeeeeeeeeee). ¡Hasta entonces!

Sonorama Ribera 2018: la pseudocrónica (I)

No me he podido poner antes, perdonadme… además esto vendrá en dos cachos (es un festival de cinco días, meterlo en un solo post…)
Este año el Sonorama ha sido nuevamente una experiencia masiva. Afortunadamente la Plaza del Trigo me trató mejor que en la edición anterior en la que sufrí una comentada bajada de tensión bautizada como la canción de Miss Caffeina: “Mira como poto, mira como muero”…

img_20180808_2307211.jpg
#Nosinmispulseras

El miércoles llegamos un poco más tarde de la cuenta a la zona de acampada y vimos el final del concierto de Correos, Kid Simius y la sesión de Intronauta DJ. Y conocimos a un grupo de colegas que venían desde Talavera y Mallorca (zonas muy cercanas entre sí, ya lo creo), con los que seguimos la fiesssssshta por el centro del pueblo hasta que se pudo.

El jueves amanecimos con un café vaso de pinta de cerveza y un bocata de jamón y nos fuimos a ver al quinteto madrileño Patio Rosemary, que me encantó su estilo entre las Breeders y Dover (¡¡pero con vozarrón!!). Más tarde estuvimos viendo a Jacobo Serra en la Plaza del Trigo en espera de que llegara el grupo al que teloneó el famoso 23 de junio en la Caja Mágica… pues no, al final vinieron los Cycle y nos fuimos (que no es que no sean míticos pero nos interesaban regular en ese momento). Para comer, esto:

img-20180809-wa00441.jpeg
Rabas de calamar & Torreznos 4 da pipol

Después llegaba la primera siesta reparadora y preparadora de lo que íbamos a vivir en el recinto. Nos despistamos un poquito por Aranda y no llegamos a tiempo de ver a Tulsa (no hubo colaboración de Miren con Bunbury… ¿sorprende a alguien? 😦 ) pero sí a Soleá Morente junto a Napoleón Solo, Eduardo Espín -hijo de Carmen Linares- y su trío corista de gala (Lorena Álvarez, Remedios Heredia y Rocío Morales). Para mí fue la mejor actuación de la tarde/noche. Menos mal que esa misma mañana me compré mis gafas oficiales del Sonorama 2018 (¡muy chulas!) porque por momentos me emocioné y todo. Qué pedazo de final tuvo la joía con ese tremendo hitazo que es “Baila conmigo“.

nor
Soleá y Lorena Álvarez ❤

Más tarde fui a ver el final de Arco y me adentré en la carpa de humor (qué cosas) que habían preparado para el festival. Afortunadamente teníamos en el escenario una sesión de humor 100% andaluz, que me encanta: Toni Rodríguez y el Comandante Lara.
Después de la impepinable visita al puesto de comida asiática (¡¡sin faltar desde 2014!!) nos buscamos un sitio en condiciones para ver a Enrique Bunbury.

El directo de Bunbury, en su línea: muy bien. Pero todo muy similar a Cádiz solo que un cuarto de hora y tres canciones (me parece) menos. Supo a poco. Más tarde hubo gente que se durmió con Rozalén (jajaja no quiero señalar) pero creo que montaron un show muy sólido para todos los públicos que seguramente habría funcionado mucho mejor algo antes. A destacar la peasssssso camiseta de S.A. que llevaba la ídola Rozalén. Y por nuestra parte todo terminó con una aeróbica actuación de los míticos chavales de La Pegatina!!

El viernes empezó nuevamente con cerveza y bocata de jamón cerca del hotel (donde nos trataron muy bien as usual) y con Tomasito haciendo versiones de AC/DC en la Plaza del Trigo. ¡Puto ídolo! Rebajamos un poco nuestras pretensiones de primeras filas en la plaza y nos fuimos un poquito para atrás… la sorpresa esa mañana era ¡¡La M.O.D.A.!! ¿Pero no tocaban esa noche? JAJAJAJA, vivan esas sobredosis. Realmente la afluencia empezaba a ser agobiante por momentos y buscamos la salida para comer y echar la siesta.

Más tarde, en el recinto, tomamos posición para ver al cantautor peludo más popular y renombrado de los últimos tiempos: Ángel Stanich (o como dijo en Sevilla: Quique Setién).

sdr
Juro que me recorto la barba antes que mi tocayo…

Antigua y Barbuda sigue siendo una de nuestras naciones caribeñas preferidas gracias a él. Nuestro amor sigue escupiendo fuego y “Mátame camión” queda como filosofía de vida hasta el infinito y más allá. Más tarde tocó la visita a la zona de restauración para estar listos ante uno de los momentos más esperados por el que os escribe: Nada Surf en directo. Después de haber visto a Matthew Caws en solitario (y cantando Evolution de Mercromina ¡!) creo que ya era hora, además en la gira del 15º aniversario de Let Go (disco muy escuchado en mi época universitaria, qué intenso e incomprendido era…). Después pasé de ver a Morcheeba (me arrepentiré de por vida) para seguir en mi maravilloso lugar de casi primera fila para ver a Liam Gallagher por segunda vez en este año.

¿Manchester United? ¿¿¿¿A que te meto con la pandereta????

Desgraciadamente, no estuvo muy allá, lo cual es una pena porque lleva un conjunto de músicos mítico… entre ellos un guitarrista principal con gafas muy al estilo de Noel (ahí queda eso).

Más tarde, actuaban en el escenario Aranda de Duero los que le precedieron en el Dcode del año pasado: los alemanes Milky Chance. Un grupo que me cae simpático, hace música bastante entretenidilla y van y triunfan con uno de sus temas más tranquilos y melancólicos: “Stolen dance” (ojo, es un temazo!!!). Más tarde vendría la apoteosis cuasi local (son de Burgos capital) de la Maravillosa Orquesta del Alcohol y por mi parte desde la primera fila (otra vez, ya no sé cuántas en este año): Viva Suecia. Los suecos, por fin de noche en un festival, demostraron que no les afecta no tocar con gafas de sol 🙂

Os dejo con una pequeña playlist con temas de los grupos que se han mencionado en este post (de Patio Rosemary no hay nada en Spotify… he puesto a las Chicks on Speed, que les molan bastante me parece) y ya regresaré con mi crónica del resto del Sonorama en los próximos días 😀